Seguros para los empleados

Los empleados prefieren estar asegurados a ganar más dinero

Un 66,52% de trabajadores aceptaría un salario menor si a cambio recibe beneficios sociales. Eso sí: siempre y cuando se parta de una retribución económica elevada.
Redaccion
Redaccion
Redaccion
Redaccion

La pandemia del COVID-19 ha trastocado por completo nuestras vidas y costumbres, sobre todo, nuestras preferencias. En cuestión de tres meses el mundo entero cambió y eso ha incluido las prioridades en el ámbito laboral, surgiendo nuevas necesidades en los trabajadores.

La pandemia no sólo ha cambiado los hábitos de consumo, también, la forma de consumir los salarios. Según un reciente análisis de la empresa multinacional global de gestión de riesgos Willis Towers Watson (WTW), el 67% de trabajadores en España (casi siete de cada diez) prefiere una retribución económica menor si a cambio recibe un pack de beneficios sociales personalizados, como un seguro médico, plataformas audiovisuales como Netflix, gimnasio o un plan de jubilación.

Así, los departamentos de Recursos Humanos de las empresas han sido espectadores de un cambio de prioridades en los empleados, que demandan cada vez más flexibilidad en sus planes de compensación.

¿Qué es un plan de compensación y qué incluye?

Una compensación es la mayor motivación para un empleado: es todo aquello que un colaborador recibe a cambio de su trabajo. Puede ser desde un sueldo hasta prestaciones e incentivos, tanto en especie como en efectivo. Actualmente, otro término que entra dentro de la compensación es el del salario emocional, conocido como una retribución complementaria de carácter no económico cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida.

¿Y qué compensaciones quieren hoy en día los trabajadores?

De acuerdo con el segundo estudio anual sobre Tendencias en Beneficios de Cobee, los trabajadores españoles encuestados valoran, por encima de todo, los aspectos no monetarios, como un buen plan de jubilación, el seguro médico y los programas de beneficios sociales. No obstante, en la muestra del estudio se observa cómo varían las prioridades en función de la edad y el salario de los profesionales.

Si se analizan las preferencias según la edad de los encuestados, la generación de los ‘Boomers’, comprendida entre los 50 y 64 años, y la ‘generación Y’, de 21 a 34 años, muestran mayor grado de satisfacción por las recompensas no monetarias. Mientras, la ‘generación X’, de entre 35 a 49 años, son más proclives a valorar el salario por encima de todo. Además, según descifra este estudio, los empleados con niveles salariales altos son los que más aprecian los beneficios sociales. Y son los profesionales con sueldos más bajos de 25.000 euros anuales los que otorgan más importancia al salario monetario.

Demanda de beneficios sociales

A parte de incluir los planes de jubilación y seguros de salud, se ha observado un gran interés en las plantillas porque los programas incluyan mayor variedad de opciones. Entre ellas, encontramos programas de apoyo financiero, gestión de ahorro, gestión de deudas, ayuda para préstamos estudiantiles, descuentos en gimnasios formación, seguros de vida, enfermedad, discapacidad o accidente. También se citan otros seguros, como los ligados a planes odontológicos/ ópticos, seguros de viaje, coche, casa, robo de identidad, etc.

Lo más destacado: productos de ahorro y coberturas aseguradoras

Tras el COVID-19 ha aumentado alrededor de un 73% la demanda debeneficios vinculados con a la salud y el bienestar por parte de los trabajadores. La pandemia ha hecho que los empleados empiecen a exigir productos de ahorro y coberturas aseguradoras que les garanticen tranquilidad de cara al futuro.

Las coberturas aseguradoras en sí son fundamentales; y de la pandemia hemos aprendido que los imprevistos, sobre todo los relacionados con la salud, pueden ocurrir en cualquier momento. Los seguros actúan de manera preventiva y, además, nos brindan mil posibilidades. Esto sucede, por ejemplo, con los planes de pensiones, donde a través de un seguro de ahorro el asegurado recibirá ingresos para completar su plan de jubilación.

Es evidente que los seguros continúan como productos de primera necesidad, también en el ámbito laboral. Principalmente, por el creciente interés de los empleados por hacerse con este tipo de beneficios como complementos vitalicios a sus sueldos. Los trabajadores ya no ven los seguros como un aspecto secundario dentro de sus contraprestaciones, sino como algo primordial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.