Los obsoletos seguros obligatorios escolares

Todos hemos pagado a lo largo de nuestra vida un seguro escolar. La legislación actual está basada en una ley de 1985, tanto coberturas como cuantías, es evidente que se ha quedado obsoleta.

El Seguro Escolar obligatorio se implantó en España en 1953 y con el, se pretendía proteger a los estudiantes en caso de accidente escolar, enfermedad o infortunio familiar.

No todos los estudiantes

Este seguro cubre a estudiantes que realicen estudios reconocidos por el Ministerio de Educación en un intervalo que va desde 3º de ESO hasta fin de estudios (incluidos doctorados) o hasta cumplir los 28 años. Obviamente deben haber pagado la cuota.

La cuota es de 1,12€ desde 1985

Coberturas

Accidente escolar

Se considera accidente escolar toda lesión corporal que suceda mientras realiza actividades directa o indirectamente relacionadas con su condición de estudiante y que hayan sido organizadas o autorizadas por los Centros de Enseñanza.

  • Actividades deportivas
  • Asambleas
  • Viajes, ya sean de estudios, de prácticas o de fin de carrera

Enfermedad

Por enfermedad está cubierta la hospitalización, e incluye los servicios de cirugía general, neuropsiquiatría, tuberculosis pulmonar y ósea y tocología. Solo en casos en los que esté justificado se podrá acceder a tratamientos de fisioterapia, quimioterapia, radioterapia y otros.

Cuidado, no cubre todo el tratamiento.

En cualquier caso, la asistencia siempre se realizará en los centros públicos del Sistema Nacional de Salud, centros concertados o colaboradores.

Infortunio familiar

Pretende asegurar la continuidad de los estudios ya iniciados cuando la situación económica de su hogar se vea comprometida. Los casos que se aplica son:

  • Fallecimiento del cabeza de familia.
  • Ruina o quiebra familiar grave.

Indemnizaciones

Las prestaciones económicas son las siguientes:

  • La indemnización por incapacidad permanente y absoluta oscila entre 150,25 euros y 601,01 euros según el tiempo de estudios ya completado y la disminución de capacidad para trabajar.
  • En caso de gran invalidez se otorga una pensión vitalicia 144,24 euros anuales.
  • En caso de fallecimiento del estudiante varia de 30,05 euros a 120,20 euros como gastos de sepelio, la diferencia está en el lugar donde se produce el accidente.
  • Por último, las indemnizaciones por infortunio familiar son de 86,55 euros, 103,85 euros si son familia numerosa y 129,82 euros en caso de familia numerosa especial.

El panorama actual

Es evidente que estas coberturas y prestaciones no cubren las necesidades de nuestros estudiantes. Jaime de Arguelles. Subdirector General, Empresas y Reaseguro de Allianz confirma que “La mayoría de centros educativos contratan seguros de accidentes y responsabilidad civil para sus alumnos, con independencia de la edad que garantizan coberturas de asistencia sanitaria (fundamental), así como otras complementarias por fallecimiento e invalidez.

A su vez, Arguelles propone una revisión de la normativa para “Extender, por ejemplo, la obligatoriedad a todo el colectivo de alumnos y no circunscribirlo a los alumnos a partir de 3º de la ESO, así como actualizar las coberturas tanto de accidentes –donde la asistencia sanitaria debe ser la prioridad- como en materia de responsabilidad civil y otras coberturas acordes a la sociedad actual como podría ser el acoso escolar.

La solución actual

La mayoría de centros educativos contratan seguros independientes que cubran los accidentes y la responsabilidad civil para sus estudiantes, además de coberturas complementarias por fallecimiento o invalidez.

Estos seguros se contratan por parte de los centros y como tales deben de proporcionar a los tutores una copia de las coberturas que incluyen, si estás en este caso, pregunta en tu centro.
Si tienes dudas, consulta con tu mediador de seguros.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro