¿Los niños pueden viajar en el asiento delantero?

La DGT prohibe por norma general que los menores que miden 135cm o menos viajen sentados en el asiento delantero del coche pero hay excepciones

Muchos nos estamos preparando ya para las ansiadas vacaciones y es muy probable que tengáis en mente realizar algún viaje en coche con la familia. Viajar con niños no es fácil, tocará aguantar aquello de “¿falta mucho?”, “tengo pipi”, “tengo hambre” y, un clásico entre hermanos: “fulanito me está pegando”, “menganito no me deja la consola…”. No se les puede multar por eso pero sí que os puede caer una buena sanción si lleváis a un menor en el asiento delantero del coche.

El 1 de octubre de 2015 entró en vigor la modificación del art. 117 del Reglamento General de Circulación que especifica que los niños con estatura igual o inferior a 135cm deben viajar en los asientos traseros del vehículo. Lo harán siempre usando el sistema de retención infantil adecuado a su talla y peso.

El incumplimiento de esta norma puede acarrear una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.

¿Por qué los niños no pueden ir de copiloto?

Sabemos que los niños quieren sentarse delante. Es común eso de “me pido delante” pero no solamente se trata de cumplir la ley, es una cuestión de seguridad y con eso no se juega.

Esta norma responde a una necesidad real detectada por la DGT y avalada por estudios realizados a escala mundial. Por ejemplo, en Australia se demostró que el riesgo de muerte en menores de 4 años que viajaban en un coche accidentado era el doble si lo hacían en el asiento delantero. Esto se cuadruplicaba si eran niños menores de 1 año.

Además, se ha podido probar que la gravedad de las lesiones es mayor si los niños viajan en el asiento delantero, dejando patente el efecto protector de viajar en las plazas de atrás. Siempre con los correctos sistemas de sujeción.

Las únicas 3 excepciones

 

Aunque recalcamos la importancia de cumplir con lo citado anteriormente, también hay que decir que existen casos en los que la normativa permite que el menor viaje en el asiento delantero.

  • Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros como en el caso de los coches biplaza.
  • Si todos los asientos traseros están ya ocupados por otros menores de las mismas características.
  • Si no resulta posible instalar el sistema de retención infantil en los asientos traseros. Por ejemplo, si ya hay dos sillitas colocadas, es posible que no quepa una tercera en medio.

Eso sí, sea cuál sea el caso, sigue siendo obligatorio utilizar el sistema de retención infantil (S.R.I.) correspondiente y se deberá desconectar el airbag frontal del copiloto. Hay que tener en cuenta que los S.R.I. reducen hasta en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones.

Como advertencia recordad que bajo ningún concepto podréis llevar el niño en brazos y tampoco es válido usar el cinturón de seguridad de los adultos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro