X-Men Orígenes: Lobezno (X-Men Origins: Wolverine)

2009. Estados Unidos. 107 minutos. Fantástico.

Dirección: Gavin Hood.
Guión: David Benioff, Skip Woods.
Música: Harry Gregson-Williams.
Reparto: Hugh Jackman, Liev Schreiber, Danny Huston, Lynn Collins, Daniel Henney, Kevin Durand, Will I Am, Ryan Reynolds, Dominic Monaghan, Max Cullen, Taylor Kitsch, Michael-James Olsen, Tim Pocock, Julia Blake

Sinopsis: Precuela de la película X-Men. Situada 17 años antes, narra los inicios del arma X y la forma en la que Lobezno se convirtió en mutante. Logan (Hugh Jackman), convertido en un mutante que se hace llamar Lobezno, y que es capaz de sacar unas afiladas garras y de una fuerza y agilidad sobrehumana, ultima su venganza contra Victor Creed (Liev Schreiber), culpable de la muerte de su novia. Mientras tanto, otros mutantes se acogen al programa X para unir sus fuerzas. (FILMAFFINITY)

Los mutantes también confían en los seguros

Esta cuarta entrega de las andanzas de los mutantes creados por Stan Lee explora los orígenes de uno de los iconos universales del mundo de los cómics. La historia, y la lucha, de Logan y Dientes de sable centran la trama de esta nueva entrega de la saga X-Men que se estrenó con notable éxito en taquilla (87 millones de dólares).

La película es puro entretenimiento, algo para lo que fue concebida. La lucha entre Lobezno y Dientes de sable, y su evolución como personajes es como mínimo atractiva. Logan (Jackman) y Víctor (Liev Schreiber) forman un dueto compenetrado, tanto que se convierte en lo mejor del filme. La película está repleta de acción y tiene escenas muy espectaculares.Una de ellas, es una lucha sin cuartel entre los protagonistas en un bar de carretera. La escena empieza con Víctor tomando una cerveza mientras deja su ‘huella’ en la barra. La presencia de Logan pone en alerta al malvado hermano que mira al barman y le espeta:

La pelea que viene a continuación es de proporciones épicas como no podía ser de otra manera y ya os podéis imaginar que los destrozos son considerables a diestro y siniestro.

Lamentablemente no se vuelve a hacer mención al seguro pero imagino que la cara del perito sería un poema al entrar al bar, ver el estado como ha quedado todo mientras escucha del barman como se ha producido el destrozo.

Imagino, estaría casi seguro, que no habrá cobertura posible por daños causados por mutantes pero tras leer que A finales del siglo XX, coincidiendo con el auge de noticias sobre supuestos fenómenos paranormales, aparecieron seguros para cubrir la posible intervención de fantasmas o seres venidos del más allá, uno ya no se apostaría nada. Y menos al saber que cómo mínimo la compañía Ultraviolet pagó 100.000 Libras a la familia de una mujer que cayó por una barandilla y cuya causa fue achacada a un fantasma!

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro