Revisión y mantenimiento de la bicicleta

Limpieza y revisiones, claves para evitar accidentes con la bicicleta

Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil

Cuando hablamos del mantenimiento de un vehículo siempre nos centramos en los coches y las motos, pero nunca pensamos en las bicicletas. Tanto si es para moverte de un lugar a otro, como si es tu hobby de fin de semana, debes cuidar el mantenimiento de tu bicicleta antes y después del recorrido.

Aunque no es obligatorio pasar una revisión anual como las ITV, muchos accidentes en bicicleta se producen a causa del mal mantenimiento de estas. Por eso, es de sentido común y de responsabilidad propia revisar y realizar una adecuada limpieza para no tener sustos en la carretera.

Revisiones antes de salir

Si eres de los que va con prisa y apenas le da tiempo de rellenarse la botella de agua, debes tener en cuenta una serie de aspectos a revisar antes de salir con la bicicleta. Tan solo tardarás tres minutos, pero saldrás de casa un poco más seguro:

  • Comprobar la presión de las ruedas así como los cierres.
  • Revisar que el manillar no tenga ninguna holgura y en caso de haberla, reforzarla.
  • Comprobar que la cadena, los platos y los engranajes estén engrasados y lubricados.
  • Verificar el buen funcionamiento de los frenos delanteros y traseros.

Limpieza post viaje

Probablemente cuando vuelves no tienes ganas de nada. Solamente necesitas una ducha, y a dormir, pero es imprescindible hacer una limpieza completa para evitar que las piezas sufran daños no deseados. BH Bikes explica cómo hacerlo:

  1. Echa desengrasante en la transmisión y deja que el producto haga efecto.
  2. Repasa el cuadro con agua y jabón. Importante: que el agua no sea a presión. 
  3. Con la ayuda de un cepillo, limpia la transmisión y retira la suciedad de la cadena con un papel o un trapo limpio.
  4. Aclara todo con agua todo (¡a presión, no!).
  5. Seca la bicicleta, especialmente los huecos y los tornillos (así evitaremos la oxidación).
  6. Ahora que está todo seco, lubrica la cadena.
  7. Por último, repasa los discos con productos específicos con un trapo limpio para evitar que pierdan efectividad en la frenada.

Mantenimiento continuo

Las bicicletas, como los coches y las motos, también necesitan un mantenimiento continuo. Y sabemos que, aunque en un taller de bicis lo harán perfectamente, si estás leyendo esto es porque no quieres gastarte ese dinero. Pues bien, aunque en tiemposeguro somos partidarios de que lo haga un profesional, te damos algunas pistas de qué debes revisar periódicamente:

  • Repasar que los tornillos no estén sueltos.
  • Comprobar el estado de la cadena y la transmisión.
  • Controlar la presión y el desgaste de las cubiertas.
  • Examinar las pastillas y discos de freno.
  • Limpieza y engrase de rodamientos.

De todos modos, el mantenimiento y la limpieza de la bicicleta no garantizan la seguridad en la carretera. Por ello, no está de más contratar un seguro para bicicletas y ciclistas, que cubre la asistencia en carretera, la responsabilidad civil, el robo de la bicicleta, e incluso los gastos por hospitalización o cirugías y defensa jurídica, dependiendo de las coberturas que elijas.

Si quieres más información sobre este tipo de seguros, consulta con un mediador de seguros, trasládale todas tus inquietudes cuando sales con la bicicleta y él buscará el mejor seguro para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.