Las sospechas de un supuesto falso accidente

Ocho fueron los acusados por simular un accidente de tráfico en la localidad de Oviedo, el pasado 2013. ¿El objetivo? Según la aseguradora, cobrar las indemnizaciones respectivas, mientras que los implicados en la colisión aseguraron que el hecho fue totalmente “fortuito”.

Pese a que la Fiscalía pidió penas entre un año y nueve meses, y tres años de cárcel, por la supuesta autoría de un delito de falsificación de documento mercantil, los implicados en el caso fueron absueltos, ya que el magistrado atendió la demanda de nulidad de uno de los abogados de la defensa.

¿Cómo comenzaron las sospechas?

Los agentes de la Guardia Civil han declarado que en el marco de otra investigación, comenzaron a indagar en este caso a raíz de las pruebas que indicaban que ambos conductores se conocían. Sin embargo, ellos se declararon inocentes y rechazaron tajantemente un fraude a la aseguradora.

Antes de la finalización del juicio, la Fiscalía del Principado de Asturias solicitó que los acusados indemnizaran de forma conjunta y solidaria a la compañía Allianz con 11.674,88 euros, cantidad supuestamente defraudada, más los intereses legales.

Finalmente, para decretar la absolución de los acusados, el juez consideró la falta de pruebas concluyentes, sino que también se acogió la demanda de uno de los abogados de la defensa, quien solicitó la nulidad de las escuchas telefónicas que dieron pie al juicio, por los que fueron descartadas como “pruebas válidas”.

Legislación vigente

Casos como este suele ser motivo de debate. ¿Quién tiene la razón? ¿Aseguradora o asegurado? Los casos varían, obviamente, pero conviene saber en qué casos la póliza no cubrirá un siniestro.

La legislación española exige a las compañías aseguradoras indemnizar a sus asegurados, pero también indica que no están obligadas a lo anterior en caso de que “el siniestro haya sido causado por mala fe del asegurado”.

Si se comprueba que el accidentado actuó con dolo o culpa grave, la compañía puede reclamar el importe abonado en concepto de indemnización.

Antes de contratar un seguro, compara la oferta de las diferentes compañías, sus precios y coberturas, o sea, leer la “letra pequeña” es fundamental. En caso de que este proceso te resulte tedioso, ¿a quién no? Puedes acudir a un profesional del sector asegurador.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro