perros verano

Las mascotas también sufren el calor

El calor del verano, no sólo lo sufrimos las personas. Nuestras mascotas, sean perros o gatos, también lo sufren. Hoy nos centraremos en los perros.
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

El calor del verano, no sólo lo sufrimos las personas. Nuestros animales de compañía sean perros o gatos, también lo padecen. En el artículo de hoy, nos centraremos en nuestros amigos los perros.

Cada año nos encontramos con noticias de que “alguien” ha dejado a su mascota dentro del coche a 40º a la sombra, en pleno mediodía y el animal tiene que ser rescatado por sufrir una insolación. De hecho, lo raro es que no haya este tipo de noticias :-(. 

Cuando se superan los 35 grados, los perros empiezan a jadear para controlar su temperatura y si están atrapados en un automóvil caliente, el jadeo deja de ser efectivo a medida que aumenta la temperatura y la humedad. 

De hecho, los signos de una insolación en un perro son la temperatura corporal elevada, jadeos excesivos, babeo excesivo, espuma en la boca, encías secas y pegajosas, respiración forzada o dificultosa, vómitos, diarrea o falta de coordinación muscular entre otros síntomas. 

Si crees que tu perro está sufriendo una insolación, tienes que llevarlo al veterinario lo antes posible, para que te diga cómo debes proceder. Si por algún casual, no puedes comunicarte con tu veterinario, es recomendable saber que lo primero que debes hacer es reducir la temperatura corporal de tu compañero. Y para eso, puedes seguir las siguientes recomendaciones

Síntomas de insolación en perros

  • Lleva a tu mascota a la sombra.
  • Mójalo poco a poco con agua fresca; evita que sea helada porque podría sufrir un shock por el cambio de temperatura. Intenta evitar que le entre agua por la nariz o la boca y bajo ningún concepto sumerjas su cabeza. 
  • Deberás tomar la temperatura rectal de tu perro con un termómetro y deja de refrescarle cuando ésta llegue 39º. En ese momento, tu perro podrá autorregular su calor corporal. 
  • Bajo ningún concepto sumerjas a tu perro en agua helada. Es importante rebajar el calor de tu compañero gradualmente y no de golpe. 

Seguro para mascotas

Por último, si tienes un seguro de mascotas contratado debes saber que entre las principales garantías de estos seguros, se encuentran los daños al animal en caso de accidente, robo o extravío. También cubre la asistencia médica, la estancia en residencias caninas por hospitalización del asegurado y la responsabilidad civil.

Sin embargo, para poder beneficiarse de estas coberturas, tu perro debe haber cumplido con el calendario de vacunación, así como la identificación con microchip o el registro en el censo municipal del lugar de residencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar