A las aseguradoras les pican las chinches

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
3 de abril de 2018

Esta plaga se ha convertido en una maldición para las compañías de seguros, que pagan cuantiosas indemnizaciones por responsabilidad civil

Desde hace ya unos años, y el problema va en aumento, hay una plaga que se ha convertido en un gran dolor de cabeza para las aseguradoras: las chinches. Están en todas partes pero principalmente en los hoteles y son muy difíciles de exterminar por completo.

Estos insectos, que han proliferado de forma exponencial en los últimos cinco años, provocan molestas picaduras y a menudo reacciones alérgicas visibles en la piel. De hecho, las indemnizaciones a pagar por este motivo han crecido y en Estados Unidos ya representan el 21% de los siniestros causados por animales. Pero España no está exenta de ellos…

Según los datos del IV Observatorio Regional de Plagas, el 11% de las infestaciones en nuestro país son por chinches. En la comunidad de Madrid ya son las causantes del 20% de las plagas de la región y en Cataluña se ha detectado un incremento del 70% en las intervenciones relacionadas con estos insectos, según la Asociación de Empresas de Control de Plagas.

Pero… ¿qué son las chinches y quién las sufre? Estos pequeños insectos suelen encontrarse cerca de su fuente de alimentación (la sangre humana y de otros mamíferos), por lo que las camas de los hogares y de las habitaciones de los hoteles son un hábitat espléndido para su proliferación, aunque también las alfombras, las maletas, los muebles y la ropa. El incremento del turismo y del tráfico de mercancías (con equipajes contaminados) ha facilitado el aumento de la población de chinches en nuestro país, tanto en el sector hotelero como en las viviendas particulares.

Aunque el mito explica lo contrario, lo cierto es que su presencia nada tiene que ver con la higiene, por lo que pueden encontrarse en las casas más limpias y en los hoteles más lujosos. Lo que sí que es cierto es que cuanto más acumulación de ropa haya en la habitación más difícil será su exterminio. La buena noticia es que en España, a diferencia de otros países, no transmiten enfermedades.

Suelen esconderse tras el cabecero de la cama, en el empapelado de las paredes, en las costuras del colchón e incluso dentro de él, por lo que no es fácil verlas. Además, pueden vivir más de un año sin alimentarse, así que irse unos días de casa no acabará con ellas.

El tratamiento más utilizado es la combinación de pulverización líquida con la aplicación de vapor a 140 grados y aunque su efectividad es elevada, no garantiza el éxito. Al coste de acabar con ellas se suma lo que nos pueden costar en indemnizaciones si tenemos un negocio hotelero o de alquiler de viviendas.

El año pasado la Audiencia Provincial de Burgos dictaminó una indemnización de 4.300 euros para un inquilino que había tenido que sufrir esta plaga. Pero la mayor indemnización conocida hasta la fecha a causa de las chinches se ha concedido este mismo año a una familia norteamericana, a la que una empresa de alquiler de viviendas de California tendrá que pagar 1,3 millones de euros. ¡Pican, pican!

Te puede interesar