Ladrón con suerte

Un joven es indemnizado porque mientras intentaba robar los tapacubos del coche de su vecino fue atropellado

Los fallos judiciales a menudo causan sorpresa porque la aparente víctima se convierte en culpable a ojos del juez y el culpable sale ganando al final. Un caso ilustrativo es el de un joven californiano de 19 años que acabó recibiendo una importante suma de dinero por un incidente ocurrido mientras intentaba robar los tapacubos del coche de su vecino.

El beneficiado se llama Carl Truman y tenía 19 años en 1998, cuando sucedió este episodio. Truman vivía en Los Angeles y cada día veía el coche de su vecino, un Honda Accord, del que le gustaba todo. Un buen día, Truman decidió dar un paso adelante y robar los llamativos tapacubos que cubren las ruedas de este coche de la marca japonesa.

Para ejecutar el robo, Truman se estiró en el suelo intentando hacerse con el preciado botín. Pero al tumbarse en la acera no se dio cuenta que el vecino y propietario del vehículo estaba en el asiento del conductor, dispuesto a poner en marcha el coche para irse. El ocnductor tampoco se dio cuenta que tenía un ladrón estirado en un lado del automóvil. El vecino puso en marcha el coche con tan mala suerte que pasó por encima de la mano del ladrón.

Aunque lo más lógico hubiese sido que el frustrado ladrón recibiera algún tipo de sanción, ocurrió exactamente lo contrario. Carl Truman presentó una demanda por los daños causados en su mano y obtuvo una recompensa de 74.000 dólares, además de todos los gastos médicos ocasionados.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro