La UE lucha contra la velocidad en el transporte

Según Ellen Townsend, directora de políticas del Consejo Europeo de Seguridad del Transporte (ETSC), “reducir un 1% la velocidad media conseguiría reducir los accidentes en la UE un 4%.

Basándose en esta premisa se ha elaborado una lista de elementos de seguridad que serán obligatorios en los coches a partir de 2022.

Inicialmente la propuesta no fue bien aceptada ni por los fabricantes ni por usuarios, pero la Comisión ofreció dos puntos de vista añadidos a la bajada de accidentes;

  • Los sistemas más intrusivos se podrían desconectar y
  • Los costes en el proceso de fabricación de la incorporación de estas nuevas funcionalidades son beneficiosos a gran escala.

Se calcula que los costes totales previstos para los fabricantes de vehículos ascenderán a los 57.400 millones de euros mientras que los beneficios en ahorro de vidas y atención sanitaria se valora en 72.800 millones, lo que deja un beneficio general de 15.400 millones de euros.

Las medidas

Asistente de Velocidad Inteligente (ISA), este es el más controvertido e intrusivo en la conducción, ya que reconoce los límites de velocidad de la vía y adapta la velocidad del vehículo a ese límite. Sería como tener un radar dentro del vehículo.

Esta medida es la que se ha relajado para poder pasar el proceso de aceptación y así, el usuario podría desconectar el sistema cuando lo considere oportuno.

Este sistema es una innovación que actualmente permite un margen de error del 10% en su funcionamiento, por lo que relajar la obligatoriedad de uso no ha sido un grave problema, pese a que se prevé que no sea opcional más adelante.

Los sistemas de ayuda a la conducción (ADAS) son medidas complementarias que hasta ahora eran opciones y que pasarán a ser obligatorias. Veamos. 

  1. Frenado autónomo de emergencia. Es un sistema que permite mantener la distancia con el vehículo delantero o evitar atropellos. En caso de estar demasiado cerca, pitará y en caso de reducirse la distancia, frenará de manera autónoma.
  2. Aviso de frenada de emergencia. Ayuda a detectar frenadas de los vehículos que circulan delante, reduciendo el golpe en caso de colisión.
  3. Alerta de tráfico cruzado. Este sistema es muy útil cuando sacamos nuestro coche de un aparcamiento en batería ya que alerta cuando se aproxima un vehículo desde el lateral mientras tenemos la marcha atrás puesta.
  4. Aviso de cinturones de seguridad para todas las plazas del vehículo.
  5. Cámara de marcha atrás y 360. La de visión 360 es una composición de las cámaras de los lados que genera una imagen del vehículo desde arriba, la otra nos ofrece la vista de la parte trasera del vehículo.
  6. Sistemas de control de presión de neumáticos. Controlan que los neumáticos mantienen la presión determinada por el fabricante en todo momento.
  7. Detección de ángulo muerto. Detecta la existencia de otro coche en los ángulos muertos de los retrovisores, tanto derecho como izquierdo.
  8. Sistema de detección de fatiga. Este sistema analiza el patrón de comportamiento del conductor para detectar cuando está perdiendo la concentración a causa de la fatiga, sueño, etc.
  9. Sistema de alerta de salida de carril y asistente de mantenimiento de carril. La alerta de cambio de carril advierte de que ha rebasado o va a rebasar la línea de la carretera, el sistema de mantenimiento en el carril ayuda a corregir la trayectoria para mantenerse dentro del mismo.

Además, se preinstalarán los siguientes sistemas:

Alcolock, es un sistema que bloquea la puesta en marcha del motor si el conductor da un nivel de alcoholemia por encima de lo permitido.

e-Call  o sistema de llamada de emergencia. Realiza de manera automática una llamada a los servicios de emergencias en caso de que se produzca un accidente y así, acortar su tiempo de respuesta.

Registrador de Datos de Eventos. Es similar a la caja negra del avión. “Almacenará   exclusivamente los parámetros e información críticos relacionados con una colisión, poco antes, en el transcurso e inmediatamente después de ésta”, según el reglamento.

La DGT calculó en 2017 que con la estandarización de los ADAS se podrían reducir a la mitad las cifras actuales de la siniestralidad vial en España.

Se ahorrarían cada año 850 muertes, 4.500 heridos, 50.000 accidentes y 4.300 millones de euros en asistencia sanitaria.

Conclusiones

El Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC)  estima que el ISA ofrece otra ventaja importante; reduciría las emisiones de dióxido de carbono en un 8%. 

La Comisión Europea calcula que ISA y ADAS podrían, en los primeros quince años de su puesta en marcha, salvar unas 25.000 vidas.

Los fabricantes tendrían que mantener los precios y hacer los vehículos accesibles a todos los usuarios del parque automovilístico.

La reducción de la tasa de accidentabilidad también podría afectar al precio de los seguros, ya que cuantas más medidas tenga el vehículo, menos probabilidad de accidentes.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro