conciliación laboral y estrés

La ‘no’ conciliación causa estrés

Con la incertidumbre de, “¿y si en la clase de mi hijo hay un positivo de coronavirus y lo ponen en cuarentena?”, muchos padres ven imposible conciliar su trabajo diario con el cuidado de los más pequeños de casa.
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil

Esta vuelta al cole se ha presentado con muchos condicionantes para favorecer las seguridad (mascarillas en clase, grupos burbuja, nuevos horarios, confinamientos selectivos ante posibles positivos,…) y estamos alerta en todo momento de lo que pueda suceder en el colegio de nuestros hijos. Todo esto genera estrés e inseguridad a la hora de trabajar, ya sea de forma presencial o telemática.

A esto, hay que añadirle que desde el inicio de la pandemia se han demostrado las carencias en conciliación que existen en España. Ni en la situación actual causada por el COVID, donde el teletrabajo es más necesario que nunca, parece que sea fácil ocuparse de niños mientras trabajas.

España es un país donde las jornadas laborales se extienden más allá de los horarios escolares por lo que, tradicionalmente, hemos recurrido a abuelos y actividades extraescolares para cubrir ese desfase. Ahora, los abuelos son los más frágiles ante el virus y las actividades extraescolares están limitadas o suspendidas. Es decir, todo impedimentos para la conciliación laboral. La limitación de posibilidades en algunos casos podría, incluso, llegar a poner en riesgo sus puestos de trabajo, aumentando más todavía la tensión.

Trabajo y conciliación, ¿una pareja imposible?

Puede ser que ya trabajes desde casa o que aun tengas que desplazarte a la oficina o a tu lugar de trabajo. Sea como sea, probablemente sea imposible hacerte cargo de todo si tu hijo enferma o es confinado.

Si tienes suerte de estar teletrabajando, habrás visto que, de un modo u otro, encaja con cualquier situación escolar, ya sea cuarentenas, clases semipresenciales o presencial total. Además, se ha demostrado que esta medida mejora la productividad y facilita la flexibilización de los horarios. El único inconveniente es que  debes ocuparte de tres cosas a la vez en una jornada laboral: trabajar, cuidar de los niños y apoyarles en la enseñanza.

Y no hablemos ya de si, por tu tipo de trabajo, no puedes desarrollarlo a distancia. Días de vacaciones en el mejor de los casos o permisos no retribuidos son las soluciones a las que tienen que acogerse algunas personas para poder atender a sus pequeños, con la consiguiente pérdida de ingresos que esto puede producir.

Toda esta situación puede provocar una situación de estrés excesivo, que puede desembocar en graves consecuencias para la salud. Y es que nuestro cuerpo es tan sabio que, cuando nos encontramos ante situaciones de esfuerzo y/o amenazas que nos superan, nos avisa generando una sensación de intranquilidad, dificultad de concentración y descanso, desordenes alimentarios y nerviosismo, incluso se puede manifestar físicamente con dolores de musculares, enfermedades de la piel o molestias en la digestión. Serían los efectos de este estrés ‘negativo’.

Sin embargo, un estrés moderado no tiene porqué ser perjudicial, según señalan algunos expertos. El ‘eustrés’, como se denomina a este estrés positivo, es esa tensión que, ante unas circunstancias complicadas, le sirve a tu organismo para motivarse y permanecer activo y alerta en situaciones donde el letargo nos jugaría en contra.

La clave, por tanto, no estaría en sentir o no sentir estrés (algo que, según nuestras circunstancias personales, puede no depender de nuestra decisión), sino en gestionarlo adecuadamente. Y existen técnicas psicológicas que pueden ayudarnos en esta tarea.

Hemos de recordar que la asistencia psicológica forma parte casi de todos los seguros de Salud. Por lo que, si dispones de uno, es posible que puedas beneficiarte de este servicio. Las depresiones y los trastornos de la alimentación o del sueño suelen ser las dolencias más consultadas en estos casos, pero no son los únicos campos en los que estos profesionales sanitarios pueden ayudarte: la adecuada gestión del estrés es uno de ellos. Si tienes dudas sobre si tu seguro cubre este tipo de necesidades, habla con tu mediador de seguros, que te aclarará este aspecto y podrá aconsejarte bien sobre las mejores opciones para tu caso si te interesa contratar uno.

En cualquier lugar, siempre es útil conocer algunas estrategias sencillas que nos permitan sobrellevar mejor las tensiones del día a día. Por ello, vamos a darte algunos tips con pautas básicas para ayudarte.

Crea un plan y limita tu jornada laboral

Ante esta sensación de incertidumbre el mejor consejo es que planifiques como vas a actuar en cada escenario. Organízate para ir a buscar a los niños al colegio, ordena y establece espacios de trabajo en casa en caso de un nuevo confinamiento o una cuarentena, crea un horario a seguir… Para ello, será fundamental establecer horarios de comienzo y fin de la jornada laboral.

Deja el ‘runrún’ aparte

Darle muchas vueltas a un problema no nos hace ningún bien. Nuestro consejo: desglosa ese problema y soluciónalo poco a poco. Adelantar los procesos y pensar demasiado nos alejará de relajarnos y de evitar el estrés.

Respira y haz actividades que te ayuden a olvidar los problemas

Pasear, leer, yoga o practicar deporte son algunas de las actividades que te harán dejar los problemas a un lado. Busca momentos, aunque sean breves, para hacer lo que más te gusta y olvídate por un momento de los problemas. Solo así aumentará tu felicidad y retomarás el trabajo con más fuerza.

Mantén una vida saludable

Sí, aunque a veces no le otorguemos suficiente importancia, comer, dormir y mantener una vida activa son factores que afectan directamente al estrés; no cuidarlos puede tener graves consecuencias en tu organismo. Por eso, mantener unos hábitos saludables te ayudarán a sentirte más relajad@ y feliz.

Nuestro consejo es que a parte de seguir una dieta sana, equilibrada y variada, descanses lo suficiente y hagas ejercicio físico. Tu salud física y mental dependen de tus hábitos de vida, así que, ¿a qué esperas a tomarte un respiro?

Recuerda que el estrés excesivo no te dejará ni trabajar bien ni atender a tus hijos al 100%. Así que, si empiezas a tener algunos de los principales síntomas y te ves sobrepasado, acude a profesionales que puedan ayudarte a sobrellevarlo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Seguros para accidentes infantiles

El seguro también cubre ante los accidentes infantiles en casa

¿Tienes un hijo con un espíritu aventurero que ya querría Indiana Jones? ¿O le persiguen los accidentes caseros como los dementores a Harry Potter? ¿Estás harto de sustituir una y otra vez esas gafas infantiles que no superan sin daños dos sesiones de saltos sobre el sofá? Lo mismo no se te ha ocurrido, pero el seguro también te ofrece alternativas para estar más tranquilo en caso de un accidente infantil en el hogar.

Evitemos accidentes infantiles

En Navidad, niños en casa ¡y seguros!

Llega la Navidad y, con ella, las vacaciones infantiles. Coronavirus mediante, es muy probable que los pequeños pasen gran parte de este tiempo en casa. Y, aunque pensamos que nuestro hogar es seguro, es el sitio donde más accidentes infantiles se producen.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.