La música no siempre amansa a las fieras

Una pianista de Girona logró la absolución cuando se enfrentaba a una petición de siete años de cárcel porque supuestamente causaba lesiones psíquicas a una vecina al tocar el piano

La música suele servir para relajar y se ha demostrado que tiene valores terapéuticos. Sin embargo, en ocasiones parece convertirse en una tortura. España fue escenario hace unos años de una insólita demanda judicial. La Audiencia de Girona ha absuelto a la pianista de Puigcerdà acusada de haber cometido delitos contra el medio ambiente por contaminación acústica y también un delito de lesiones psíquicas. La pianista de esta población situada en la frontera con Francia se enfrentaba, junto a sus padres, a una posible pena de siete años y medio de prisión solicitada inicialmente por la Fiscalía que, posteriormente, rebajó a 20 meses. La sentencia deja absuelta tanto a la pianista como a su familia.

El caso comenzó cuando una vecina denunció a la pianista de 26 años porque le molestaba el sonido constante de las prácticas de piano que diariamente realizaba. La vecina alegó que esta molestia le obligó a pedir la baja laboral a causa de varias lesiones psíquicas como episodios de ansiedad, alteraciones del sueño y episodios de pánico. La Fiscalía consideró que la pianista e intérprete, que cursaba estudios oficiales de música, tocaba el instrumento en 2003 en su domicilio cinco días por semana, de 9.00 a 13.00 y de 14.00 a 18.00 horas, sin que la sala donde ensayaba estuviera insonorizada, por lo que realmente causaba molestias importantes.

La sentencia de la Audiencia no considera acreditado ni que los demandantes provocaran molestias acústicas en el domicilio de la demandante de intensidad superior a la autorizada reglamentariamente, ni que hubiera una relación directa de causa-efecto, entre esas molestias acústicas producidas por los acusados y el trastorno adaptativo sufrido por dicha demandante. Igualmente, la Audiencia consideró que los padres de la pianista “no desatendieron los requerimientos” del Ayuntamiento para insonorizar la vivienda, ya que está probado que en 2005 hicieron varias obras en la habitación donde estaba el primer piano y en 2007, tras comprar el segundo, insonorizaron el instrumento colocando mantas acústicas.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro