Inundaciones y efecto piscina, las coberturas a revisar

Es más frecuente de lo que pensamos que ocurra el denominado “efecto piscina” tras una abundante lluvia. Un seguro del hogar adecuado podría hacerse cargo de los desperfectos

Expliquemos este caso mediante uno real en el que tras unas lluvias abundantes se produjo la acumulación de agua en el patio ocasionando el “efecto piscina”. Estas lluvias acumuladas en el patio superaron el escalón de acceso a la vivienda generando daños en el parquet, marcos, puertas y mobiliario.
Los daños ocasionados por agua como consecuencia de inundaciones producidas por agua en circulación sobre la cota cero, debido al reflujo del alcantarillado o a su incapacidad de poder absorber el agua caída, están cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguro.

La cota cero es la altura a la que está el suelo en la planta de acceso del edificio, ya sea vivienda, equipamiento, comercio o servicio, con el nivel de la calle.

En caso contrario la única opción es que tengas cubierta esta circunstancia directamente en tu póliza del hogar.

Cobertura o mantenimiento

En casos como este hay que discernir la responsabilidad. Si el incidente ocurre como consecuencia de un fallo en la capacidad de evacuación o encauzamiento de aguas por parte del ayuntamiento, entonces el Consorcio se hará responsable de las consecuencias que las mismas ocasionen.
Si el problema que ocasiona el efecto piscina proviene de un defectuoso mantenimiento de las instalaciones, en este caso podría haber sido que el desagüe del patio estuviera embozado y, por tanto se consecuencia de un mal mantenimiento, entonces las aseguradoras y el Consorcio no se harán cargo de ningún cargo.

Las pólizas y otras ayudas

Debemos en todo caso ser conscientes de que para el Consorcio se haga cargo de los daños, es imperativo que exista una póliza contratada.
Solo en aquellos casos en los que se declara un Zona Catastrófica, todos los afectados tienen derecho a recibir subvenciones y ayudas de departamentos ministeriales y entidades publicas.

Las exclusiones a revisar en tu póliza

  • Daños causados por aguas subterráneas o residuales o por filtraciones.
  • Daños por inundación o reflujos a través de sótanos, plantas bajas o pisos.
  • Daños por reflujo de desagües, escapes, desbordamientos, roturas o atascos de arquetas, fosas sépticas, alcantarillas, canalizaciones subterráneas de agua, piscinas y sus instalaciones.
  • Desatascos  u otros labores de mantenimiento de las instalaciones.
  • Rotura de aparatos electrodomésticos, grifería o llaves de paso, aparatos sanitarios, calderas, calentadores o acumuladores.

Si una pólizas tiene estas exclusiones, solamente se dispondría de cobertura en el caso de un escape de agua, siempre que este no se haga producido por mal estado de la instalación.

Conclusiones

Es muy importante analizar las “Exclusiones” que, tal y como indica la Ley 50/80 del contrato de seguro, deben resaltarse en el contrato y son relativamente fáciles de encontrar en el contrato. De todos modos, recuerda que tu mediador de seguros puede aclararte estos temas y explicarte con detalle qué cubre y qué no cubre tu póliza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro