La indemnización del Mobile World Congress: una larga negociación

Diversos medios se han acercado a los contratos y a los responsables, pero la administración y las empresas discuten y echan balones fuera
tiemposeguro
tiemposeguro

La cancelación del Mobile World Congress (MWC) ha abierto el debate sobre quién tendría que pagar las indemnizaciones correspondientes a todas aquellas empresas y usuarios que no podrán asistir a la feria. Se trata de una negociación compleja porque la póliza para un evento de esta envergadura -acuden anualmente más de 100.000 personas- tardará en ser estudiada, negociada por parte de las compañías expositoras -representadas por GSMA, organizadora del evento- y la aseguradora del evento, el bróker de seguros Willis Towers Watson. Las voces respecto al tema son dispersas.

Según ha publicado El Economista, en palabras de Jordi Damià, consejero delegado de Setesca y profesor de EADA Business School “al ser la entidad organizadora del Mobile la que ha tomado la decisión de cancelación sin una alerta sanitaria, será esta la que tendrá que asumir el coste de dicha cancelación». El digital afirma que el contrato del MWC “rondaría una cobertura superior a los 100 millones de euros”, pero que para activar la póliza “habrá que estudiar si los motivos de cancelación están justificados”.

En este sentido, el ministro de Sanidad Salvador Illa y la consejera de Salud catalana Alba Vergés, defendieron justo antes de la cancelación que “España se encuentra en una zona de bajo riesgo de coronavirus”, además de que los casos analizados hasta el momento han dado negativo, razón por la cual pidieron “tranquilidad y calma”.

Por su lado, el diario El Mundo, que afirma haber tenido acceso a los contratos del Mobile, señala que en este se listan una serie de situaciones “para no responder con indemnizaciones ante una cancelación de la cita”, unas condiciones donde se incluyen situaciones específicas como que se de un rebrote de la SARS (síndrome respiratorio agudo grave) que sucedió entre 2002 y 2003 en China y “que es a menudo comparado con el coronavirus”, explican.

La cabecera ABC avanzó que durante la negociación de la póliza del seguro, Willis Towers Watson, a través de diversas empresas intermediarias, ofreció a GSMA contratar una cláusula de cobertura que protegiera la feria en caso de pandemia, pero que la organizadora la rechazó. Este hecho “va a hacer más difícil que la aseguradora compense a GSMA por las reclamaciones que va a sufrir por parte de las compañías expositoras”, concluye.

Para Barcelona, la ciudad que acogía el congreso, supondrá unas pérdidas económicas de 500 millones de euros y de 14.000 puestos de trabajo. Sin embargo, las pérdidas rebotan también a las empresas tecnológicas participantes por las reuniones de negocios que no se celebrarán y las presentaciones de tecnología que no se harán. En definitiva, un cúmulo de daños y perjuicios sin precedentes.

Deja un comentario

Te puede interesar