goodmorningvietnam

¡Good Morning Vietnam!

Charlamos con un profesor y dos alumnas sobre las consecuencias de la crisis sanitaria y el impacto en la educación.
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

Filosofía y Educación en tiempos difíciles

Bruscamente. Así se ha adaptado la educación a esta crisis sanitaria. Pero ¿estamos realmente preparados para este cambio? Según un estudio de Qustodio, la actividad online de los menores ha aumentado un 180% desde el inicio del confinamiento. ¿Qué consecuencias puede acarrear? ¿Cómo se están organizando profesores y alumnos? ¿Se mantendrá la calidad de las clases?

Hemos viajado (telefónicamente) hasta Lazkao, un pequeño pueblo de poco más de 5000 habitantes, en el País Vasco. La Ikastola San Benito es el único centro educativo del pueblo, una cooperativa de enseñanza donde los alumnos pueden entrar con 3 años y salir cuando hacen la selectividad, a los 18. 

“En una primera fase lo que ha funcionado ha sido el sálvese quién pueda, “a ver qué hago yo” sin sobrecargar a los alumnos. El objetivo era poder plantearles una serie de cuestiones para no desligar al alumnado del curso” comenta Iñako Beola, profesor de Filosofía de segundo de Bachiller.

Sin embargo, una vez pasado ese primer impacto del confinamiento, los alumnos tenían que continuar con el curso. Según Beola, no ha habido muchas directrices a seguir: “las consignas tanto de la Consejería de Educación como de la Federación de Ikastolas, han sido bastante precarias. Si esto funciona es sobre todo por el profesorado”.

Una nota reciente del Ministerio de Educación afirma que, son conscientes de la dificultad que está suponiendo para el profesorado que imparte clase en 2º de Bachillerato y en especial, para los estudiantes de este curso, la suspensión de clases presenciales a causa de la epidemia por infección de coronavirus. Pero, ¿y los alumnos? ¿cómo lo están viviendo? 

Alumnas a punto de hacer selectividad

“Mi mayor miedo es hacer mal la selectividad, porque necesito nota para entrar en la universidad que quiero” comenta Irati, una de las alumnas de la cooperativa, “me parece injusto que entre el temario entero, por ejemplo, en historia”.

Maren, otra estudiante de segundo curso de Bachillerato remarca la apatía que siente: “ahora mismo soy mucho más sedentaria. Los horarios e ir a clase me daban estructura y ahora no rindo igual. Me faltan ganas”, comenta la alumna. 

La digitalización en tiempos de urgencia

Como sociedad, la digitalización ha permitido tener acceso a la información de una forma más inmediata. En casos como el actual, la comunicación online permite mantener cierta rutina, pero como afirma Beola, no es suficiente: “ la digitalización tampoco ha traído un mayor pensamiento crítico, una mayor creatividad. Es un debate que no sé si realmente lo estamos abordando. ¿Qué está aportando a la formación de nuestros alumnos y alumnas?” – se pregunta y continúa, – “en casos como este, en los que estamos en casa y los alumnos también, las distintas plataformas que utilizamos posibilitan la comunicación. Pero, lo que la digitalización en ningún caso podrá sustituir, es el conocimiento que puede tener un profesor, por mucho que nos están diciendo lo contrario, porque nos desconecta de la realidad. Viven en mundos virtuales donde la información también está muy sesgada” concluye.

La búsqueda del enfoque filosófico

Aprovechando que tenemos al profesor de filosofía al otro lado del teléfono, como sociedad, nos surge la duda de qué aprenderemos de todo esto. Beola, pensativo, acude a Zygmunt Bauman: “Somos más volátiles que nunca, somos más quebradizos que nunca, nos sentimos más inseguros e inseguras que nunca, la realidades son cada vez más líquidas que decía Bauman ¿no? Toda esta política del miedo con crisis globales, pandemias, ERTEs masivos, pérdida de condiciones sociales en muy poco tiempo, crisis financieras que han servido para perder derechos sociales y laborales… Entonces, y vuelvo a tú pregunta, ¿qué podemos aprender de todo esto? Lo frágiles que somos” concluye.

Titulando la historia

En un afán por adelantar acontecimientos y siendo conscientes de que estamos en el centro del huracán, es complicado tener perspectiva del momento histórico que estamos viviendo. No obstante, planteamos la siguiente cuestión: ¿qué título le pondrías tú a este momento que estamos viviendo? Beola lo tiene claro: «¡Good Morning Vietnam! Porque nos están haciendo creer que estamos en un estado de guerra. Con una clase política mediocre y mensajes de «todos juntos saldremos de esta» es simple y llanamente un ejercicio de centralización» apunta el profesor».

Beola, reivindica la sanidad pública como bote salvavidas «los sanitarios se están dejando la piel. Esa sanidad pública que hasta hace bien poco no dejaban de recortar. Ahora más que nunca hay que reivindicarla. Ya lo decía Hannaa Arendt, «hemos sido muy permisivos con diferentes formas de violencia» y lo que se ha ido ejerciendo hasta ahora, recortar, anular, o reprimir ha sido transversal a toda la sociedad».

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar