Funerales ecofriendly

A la espera de ver los cementerios convertidos en bosques, ya existen múltiples opciones de funerales respetuosos con el medioambiente

Parece que cada vez existe más conciencia sobre la necesidad de ser sostenibles con el medioambiente y procurar un futuro mejor para aquellos que nos sucedan. Eso no solo afecta a nuestro modo de vida sino también a la manera de gestionar la muerte.

Tanto es así que hasta existe una organización dedicada a la promoción de los entierros ecológicos: Green Burial Council. Según sus datos, los entierros convencionales suponen el gasto anual 82.000 toneladas de acero, unas 2.500 toneladas de bronce y cobre y 1,4 millones de toneladas cemento. Eso solamente contando la población de Estados Unidos. Y hay que sumarle también los residuos de los procesos de embalsamamiento que se cuantifican en más de 3 millones de litros de fluidos. El componente principal de estos líquidos es el Formaldeido, calificado como “probable agente cancerígeno” por la Agencia para la Protección del Medio Ambiente de EE UU (EPA).

Para intentar combatir esta situación poco sostenible, nacen los funerales ecofriendly, respetuosos con el medioambiente en sus múltiples modalidades. Por una parte tenemos los entierros ecológicos, una iniciativa que defiende FUNECO (Funerarias Ecológicas Españolas) y que plantea cambiar los cementerios tradicionales por jardines naturales. Su propuesta es utilizar ataúdes o cápsulas biodegradables y esterilizar y deshidratar el cadáver antes de la inhumación. El cuerpo descansaría enterrado en vertical debajo de árboles que se plantarían encima. Una idea similar es el proyecto italiano Capsula Mundi, que opta por colocar los cuerpos en posición fetal dentro de unas vainas orgánicas expresamente diseñadas para la ocasión.

Por otra parte, si queremos ser incinerados, también existe una opción ecológica. No olvidemos que la incineración convencional es poco sostenible debido a la energía empleada en el proceso de cremación, las emisiones causadas y los materiales de las urnas. Por eso, empresas como la británica Green Endings, han creado urnas a partir de materiales más sostenibles como la caña, la cerámica o el cristal; Otra posibilidad son urnas que se integran de forma respetuosa en el medio ambiente, como modelos hechos de sal que se disuelven al contacto con el agua. Ideales para aquellos que quieren que sus restos descansen en el mar. Para los que son más de secano, también existen urnas que se acaban disolviendo en la tierra, aunque tardan un poco más dependiendo de las condiciones del suelo.

Seguros de decesos, también ecofriendly

En Preventiva, expertos en seguros de decesos, ponen a disposición de las familias el asesoramiento necesario para que se realicen este tipo de servicios funerarios sostenibles. Nos cuentan que en casos de inhumación no han detectado todavía que las familias soliciten “medidas encaminadas a paliar el impacto medioambiental”. No obstante, sí que lo han notado en las incineraciones: “además de utilizarse féretros ecológicos, cada vez son más las personas que solicitan la ‘urna ecológica’ o ‘urna biodegradable’ y cada vez son más los crematorios que por imposición legislativa o por concienciación de tomar medidas no contaminantes, incluyen filtros especiales” explican.

También añaden que se están destinando determinados espacios en cementerios y tanatorios denominados “Jardines del Recuerdo” o “Jardines de la Memoria”, para evitar los vertidos de cenizas de forma incontrolada. En su lugar se depositen en zonas verdes y cuidadas donde se potencia la plantación de distintas variedades de árboles y plantas.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro