el fenómeno del parabrisas

El ‘fenómeno del parabrisas’ o por qué hay menos bichos

Llegar al destino tras un largo viaje en coche y tener el parabrisas lleno de insectos chafados es un gran -e indeseado- clásico. Pero, ¿son imaginaciones mías, o este año hay menos bichos? Y, no menos importante: ¿cuál es la mejor manera de eliminarlos del cristal?
Redacción
Redacción
Redacción
Redacción

Pues no estás loco, amigo mío: muchos conductores se han dado cuenta de que cada vez hay menos insectos muertos en su coche cuando vuelven de viaje. Es lo que se ha denominado ‘el fenómeno del parabrisas’. Esto que podría parecer una percepción subjetiva ha sido objeto de diversos estudios. ¿Es que la aerodinámica de los coches modernos hace que se estrellen menos insectos o, simplemente, hay menos bichos?

El espacio y el tiempo como factores

El número de insectos que acabarán despachurrados contra nuestro parabrisas, elemento fundamental para una conducción segura, depende de:

  • la ruta por donde conduces (si hay en ella hábitats de insectos voladores).
  • la época del año (hay menos insectos en invierno y más en el verano, a principios del otoño y finales de la primavera).
  • factores atmosféricos (las lluvias y el viento tienen una gran incidencia)
  • la hora del día (al atardecer hay más y por la noche buscan la luz de los faros, con las luces largas es más probable que se interpongan en el camino de un automóvil).

Además, hay ‘combinaciones explosivas’ de estas circunstancias, señala Jason Weintraub, director de la de la colección de entomología de la Academia de las Ciencias Naturales de la Universidad de Drexel. Por ejemplo, cuando se circula a través del hábitat de una especie durante la época de apareamiento o de migraciones.

El tipo de vehículo

Según Weintraub, “el tipo de vehículo y la velocidad a la que circula también son factores determinantes. Es menos probable que los insectos golpeen el parabrisas cuando un vehículo viaja más lento”. Ello es así por la física del flujo de aire alrededor del vehículo. La forma de la parte delantera del vehículo también influye.

John Rawlins, jefe de Zoología de Invertebrados del Museo Carnegie de Historia Natural, apunta que los cambios en los diseños de los vehículos y sus formas más aerodinámicas pueden explicar, al menos en parte, la menor cantidad de insectos que se estrellan contra los parabrisas. Sin embargo, para muchos otros expertos, las formas de los coches no son un factor tan determinante.

Estudios sobre ‘el fenómeno del parabrisas’

Aunque hay pocos estudios sobre insectos ‘no carismáticos’ (es decir, aquellos que no nos llaman la atención), estos muestran un marcado descenso del número de insectos. La Sociedad Entomológica de Krefeld ha medido la cantidad de insectos en más de 100 reservas naturales de Europa occidental en los últimos 40 años. En 2017 publicaron un estudio sobre esos datos que muestra una disminución de más del 75% de la biomasa total en ese periodo.

En 2019 se publicó otro estudio sobre este tema, realizado en Dinamarca entre 1997 y 2017. Este valoró la disminución de insectos utilizando los parabrisas de automóviles como método de control. Se registraron descensos entre el 80% y el 97% en varias secciones del trayecto recorrido por los automóviles. Otra investigación, esta en el Reino Unido y sobre las placas de matrícula de los coches, revela que los impactos habían disminuido un 50% respecto a los datos de hace 15 años. Este estudio tampoco refleja diferencias significativas según el tipo de coche.

Cómo limpiar los insectos del parabrisas

Así que, como hemos visto, no son imaginaciones nuestras: hay menos insectos que chocan contra los parabrisas. Pero, los que hay siguen chocando contra la luna de nuestro coche y limpiarlos no suele ser fácil. Carglass, empresa especializada en la reparación y sustitución de lunas, recomienda lo siguiente:

  1. Recuerda llenar el depósito de líquido de los limpiaparabrisas, para usarlos con frecuencia (nunca con el sol de cara). No dejes que se sequen y se acumulen sobre el cristal.
  2. Aplica al cristal un tratamiento antilluvia: además de mejorar la visibilidad cuando llueve, suelen hacer que los insectos se peguen y sea más sencillo retirarlos.
  3. Usa productos específicos, dejándolos actuar un tiempo antes de proceder a la limpieza. Mejor no los apliques bajo el sol.
  4. Utiliza agua templada con jabón para ablandarlos y, después, agua a presión para retirarlos.
  5. Limpia el parabrisas con un cepillo de cerdas suaves o un paño blando con el que se pueda ejercer presión sin dañar el cristal. En las zonas más difíciles puedes usar un poco de bicarbonato de sodio en un paño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Abducción extraterrestre

Abducción extraterrestre: ¿quién dijo miedo…?

Si eres un nostálgico seguidor de Fox Mulder y te espanta la posibilidad de sufrir todo tipo de pruebas por parte de unos insensibles ‘aliens’, tranquilo: el seguro contra una abducción extraterrestre está aquí para protegerte (pues sí: haberlo, haylo).

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.