Deportes de riesgo

¿Fan de los deportes de riesgo? Practícalos de forma segura

Antes de lanzarte a la aventura, no te olvides de contratar un seguro de accidentes específico para este tipo de actividades
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Escalada, rafting, surf, puenting, buceo, barranquismo, alpinismo… Los llamados deportes de riesgo, cada vez más cuentan con un mayor número de seguidores. Pero, ¿cómo podemos practicarlos de forma segura?

De entrada, debes saber que no sirve cualquier seguro. Es decir que necesitarás una póliza específica que te cubra la actividad que vayas a realizar. Es cierto que existen seguros de viaje o de accidentes que cubren ciertos percances en situaciones de riesgo. Pero, te conviene saber cuáles son los límites de indemnización y las coberturas, para ver si se adecúan a lo que necesitas.

Además también, puede pasar que dichas pólizas no incluyan determinadas prácticas deportivas. Por lo tanto, no cubrirán los contratiempos que puedan surgirte practicando un determinado deporte extremo o de aventura. En este sentido, es fundamental que revises tu contrato para no llevarte sorpresas; porque lo mismo queda excluida la actividad que tenías pensado llevar a cabo en medio terrestre (rappel, trekking, puenting), acuático (kitesurf, el windsurf, el snorkel o el buceo con botella) o aéreo (vuelos en helicópteros o viajes en globo).

Coberturas imprescindibles

Así pues, si eres fan de los deportes extremos, debes saber que existen seguros de accidentes específicos que generalmente cubren:

  • Asistencia médica por enfermedad o accidente del asegurado con un límite muy superior al que tiene normalmente una póliza de viaje o una póliza de seguro de salud.
  • Desplazamiento, en caso de no estar en el país de residencia, desde el lugar donde te suceda el percance hasta el país de residencia, además de todo los gastos generados en ese transporte.
  • Traslado de repatriación en caso de haber algún fallecido.
  • Gastos de rescate en situaciones mucho más acotadas a la práctica del deporte de riesgo que se realiza.

Por otra parte, también ocurre que mucha gente cree que no son deportes de riesgo algunos que si lo son. Ocurre en el caso del surf, el buceo, el snorkel, el esquí… Por eso, es interesante que lo sepas y que te cerciores siempre que tu seguro te otorga unas coberturas suficientes, en relación con lo que te propones hacer.

En definitiva, los deportes de riesgo, extremos o de aventura requieren un seguro propio para darte el servicio de calidad que necesitas. Si estás pensando en practicar alguno de ellos en lo que queda de verano y tienes dudas acerca de las pólizas más adecuadas; te recomendamos que te pongas en contacto con tu mediador de confianza para que te informe y asesore sobre las coberturas que son imprescindibles para garantizar tu seguridad en todo momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar