Ser famoso también tiene sus problemas

Una larga lista de celebridades contrata pólizas de seguros muy poco frecuentes

El sector asegurador ofrece productos para casi cualquier necesidad. La máxima es que cualquier cosa puede ser asegurada. Y es verdad. Una larga lista de celebridades da fe de ello. Cantantes y actores famosos demandan de la industria aseguradora coberturas poco frecuentes. En algunos casos se trata de excentricidades, pero en otros casos son necesidades derivadas de su labor profesional.

Este tipo de seguros tienen ya una larga historia. Ha pasado mucho más de medio siglo desde que se conoció que Marlene Dietrich había asegurado sus piernas. La actriz alemana sabía que su físico era una parte importante de su éxito y quiso prevenir posibles problemas con sus largas piernas. Para ello suscribió una póliza de alto valor que le garantizaba una gran suma de dinero si le sucedía algo a sus piernas. E hizo lo mismo con su voz. Tras Dietrich llegaron otros actores que hicieron lo mismo, como Elizabeth Taylor (sus ojos color violeta), Bette Davis (su cintura), Bo Derek (su cuerpo completo valorado en un millón de dólares) y Fred Astaire (la cobertura por sus piernas era de 300.000dólares), entre muchos otros.

En el siglo XXI también hay muchas compañías que aseguran piernas. La modelo Heidi Klum las tiene aseguradas por dos millones de dólares y la cantante Rihanna, por un millón. Tina Turner las aseguró por 3,2 millones y Jamie Lee Curtis por 2,2 millones.

En la actualidad, contratar pólizas de seguro millonarias es algo habitual y afecta a todas las partes del cuerpo. Jennifer Lopez fue de las primeras en reconocer que tenía asegurado el culo. Kylie Minogue hizo lo mismo y lo aseguró por 3,4 millones de dólares. Lopez, en cambio, firmó un seguro de seis millones. Los pechos también se aseguran. Dolly Parton, Pamela Anderson, Jennifer Love Hewitt, Carmen Electra y Monica Bellucci lo han hecho. Más extravagante son los casos de Jennifer Aniston, que aseguró su cabello por 1,5 millones de dólares, o Julia Roberts, que contrató una póliza de 30 millones por su sonrisa. Angelina Jolie tiene sus labios asegurados por más de un millón de dólares.

Los cantantes, evidentemente, suelen asegurar su voz, aunque los que destacan por su virtuosismo con un instrumento también buscan cobertura para sus manos. Keith Richards, uno de los dos líderes de The Rolling Stones, aseguró por 367.000 dólares el dedo anular de la mano izquierda. El guitarrista Jeff Beck tiene aseguradas sus manos y Luciano Pavarotti, como muchos cantantes de opera, tenía la voz cubierta por una póliza. Igual que el divo italiano hicieron grandes estrellas del pop y el rock como Madonna, Janet Jackson, Mariah Carey, Bruce Springsteen, Bono y Enrique Iglesias. Destacan Madonna, con un seguro de 4 millones de dólares, solo superado por los 7,5 millones en los que valora Bono sus cuerdas vocales.

Más insólito es lo que hizo David Lee Roth, de Van Halen, en los años 90. Roth firmó una póliza anti demandas de paternidad debido a la gran cantidad de requerimientos que recibía de mujeres que decían estar embarazadas o haber dado luz a un hijo del citado cantante de rock duro.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro