Falsas creencias sobre seguros

Los falsos mitos más extendidos sobre el seguro

No se sabe muy bien cómo empiezan, pero se instalan en el imaginario colectivo y perduran durante años y años. Nos referimos a las falsas creencias o mitos que surgen en ciertos ámbitos o profesiones. También, en el seguro.
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

En el caso del sector asegurador, algunos de los falsos mitos más extendidos son “los seguros son muy caros”, “las compañías no te ayudan cuando las necesitas”, “con tener las pólizas obligatorias es suficiente” o “los jóvenes no quieren saber nada de los seguros”, entre otros.

A parte de este tipo de opiniones generalizadas y poco acertadas sobre el sector, también se han instaurado ciertas leyendas urbanas relacionadas con ramos en concreto, como por ejemplo, con el de Salud. En más de una ocasión, habrás escuchado aquello de que las aseguradoras de asistencia médica prescinden de sus clientes cuando son mayores o tienen enfermedades graves. Pero, se trata de una afirmación totalmente falsa, porque precisamente lo que hacen las compañías es autorregularse, para no oponerse a la renovación del contrato de aquellos asegurados que tienen enfermedades más graves o son mayores de 65 años y lleven cinco años en la entidad.

Las aseguradoras de salud sólo aceptan a personas jóvenes”

Otra de las falsas leyendas que rodea a las pólizas de salud es que las aseguradoras sólo cubren a clientes jóvenes porque, según el ‘mito’, suponen un menor coste para las compañías. Pero, resulta que uno de cada seis españoles asegurados tiene más de 60 años y uno de cada tres, más de 50.

Otra leyenda urbana: el seguro de Decesos es caro y sólo para personas mayores

En general, se suele pensar que sólo las personas mayores se interesan por contratar un seguro de Decesos. Pero, nada más lejos de la realidad: la mitad de los españoles con una póliza de este tipo no llega a los 50 años, y uno de cada tres asegurados tiene menos de 34 años. Otro dato curioso que desmonta estas teorías es que uno de cada 10 asegurados de decesos es menor de 10 años.

También es ‘vox populi’ aquello de que las aseguradoras pagan mucho menos de lo que han recibido del cliente. Pues también es falso. Lo cierto es que cuando un cliente asegura su funeral lo adquiere por lo que se llama una “suma asegurada”. Si el sepelio acaba costando menos de lo que el cliente ha pagado, la aseguradora reembolsa la diferencia. Pero, si cuesta más, la aseguradora corre con el sobrecoste sin exigirle más dinero a la familia del cliente.

Digan lo que digan: se puede ahorrar para la jubilación sin arriesgar dinero

Muchos dicen que es imposible ahorrar para la jubilación sin arriesgar dinero, pero en España hay 7 millones de españoles que cuentan con planes de ahorro a través de sus seguros de vida.

Contratar seguros para proteger lo ahorrado no es una pérdida de dinero, al contrario, es una garantía de futuro. Los seguros de vida ofrecen rentabilidades aseguradoras para el ahorro que protegen el dinero del cliente para que lo tenga disponible durante su jubilación.

No contrates un seguro de Hogar, no te cubrirá nada”

El objetivo de asegurar tu hogar es que garantizas que, si hay algún desperfecto, será la aseguradora la que se encargue de los gastos de reparación y sustitución de los daños. Pero, como en otro tipo de seguros, también se han sacado conclusiones erróneas. Muchos afirman que el seguro paga cantidades muy bajas al indemnizar electrodomésticos antiguos. Falso: el seguro del Hogar, en términos generales, indemniza un bien por el valor que tiene nuevo para que el cliente pueda comprarse un electrodoméstico con las mismas características que el dañado.

Otro seguro vinculado del que no se habla tanto, pero también está estigmatizado por una falsa creencia es el seguro de las hipotecas. Muchos defienden que es un coste adicional que no sirve para nada pero, lamentablemente, cada día en España 13 personas fallecen prematuramente con una hipoteca pendiente de pagar, de la cual se hace cargo el seguro de Vida.

En definitiva, para evitar dejarse influenciar por estas falsas creencias, lo más recomendable es que te pongas en manos expertas. Como los corredores de CLOSASEGUROS que podrán explicarte, en detalle, todas las cláusulas y condiciones de tu contrato. Si tienes dudas, ¡contacta con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.