emocionalmentecansada

Estoy emocionalmente agotadx

Aceptar que durante dos meses hemos estado aislados socialmente y con la incertidumbre flotando en cada noticia y en cada movimiento, no es una realidad fácil de digerir.
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

Puede que agotados, cansados mental y emocionalmente, así nos sentimos. Aceptar que durante dos meses hemos estado aislados socialmente y con la incertidumbre flotando en cada noticia y en cada movimiento, no es una realidad fácil de digerir. 

Además, ahora más que nunca, cuando se levantan ciertas restricciones y podemos saborear la “libertad de movimiento” somos conscientes de la sombra; de la falta, de los bloqueos de la “normalidad adquirida”. 

Y es que con una pandemia global como bandera, como realidad, como novedad, acertar y tomar buenas decisiones, no es tarea fácil para nadie. Ni a título individual, ni como colectivo y menos en sociedad. Se apela a la responsabilidad colectiva como fuerza centrípeta y necesaria, sin embargo hay muchas personas a medio gas. Y no pasa nada es normal y vivirlo, consideramos que forma parte de este proceso. 

Cambios

Todxs queremos saber qué pasará después ¿cómo cambiará la vida? ¿cómo cambiará el trabajo? Se nos plantean cuestiones, que por ahora no tienen respuesta y es importante no engancharse a los futuribles. Si estamos en la mitad de un huracán, salvando los muebles, el trabajo, las facturas y la salud mental; podemos considerarnos superhéroes y superheroínas. 

Y sobre esa salud mental es importante darse cuenta, comunicarse, verbalizar y vivirlo o tratar de no apegarse demasiado (sí, es toda una ironía pero si nos apegamos a ciertas emociones que nos causan dolor, no avanzamos). Este confinamiento ha destapado a quién se lo ha permitido (a sí mismx), emociones que desconocía o reprimía y es muy importante que salgan. 

En los medios hablamos de las fases de la desescalada, pero a título personal también estamos pasando por fases: “vale, tenemos que adaptarnos”, “estoy animadx”, “esto pasará rápido”, “si esto es lo mejor para todos, seguiremos así”, “no echo de menos a la gente”, “echo de menos a los amigos y familiares”, “necesito salir”, “me da miedo salir”, “estoy cansadx”… El hastío, la toma de decisiones; este proceso está siendo una auténtica montaña rusa emocional. 

Psicología online

Por ello, la psicología online gana adeptos. Según TherapyChart durante el mes de abril las consultas online crecieron más del 180%. Hablar con un experto/a sobre cómo nos estamos sintiendo y adquirir herramientas para mejorar nuestro día a día es una solución interesante para llevar mejor la situación.  

Según esta plataforma online de psicólogos, existen cuatro ventajas para comenzar con un proceso así: 

  1. La comodidad: no tener que desplazarte hasta la consulta para realizar la sesión. 
  2. Flexibilidad: si el/la profesional puede y tu como usuario lo necesitas, siempre se pueden acordar cambios. 
  3. Ahorro: sobre todo en los costes de desplazamiento y en el tiempo que requiere. 
  4. Privacidad: no hay nada malo en acudir a terapia, pero hay personas que lo viven desde la vergüenza. Las sesiones online permiten guardar estos espacios de privacidad e intimidad aún más que en las visitas presenciales. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

cambio horario

Ventajas y desventajas de los cambios de hora

Llega el segundo cambio de hora del año. Te recordamos: la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25 toca ajustar relojes. El cambio consiste en que las 3 de la madrugada pasarán a ser las 2, por lo que dispondremos de una hora más de sueño.