Esto no está incluido en el seguro de coche low cost

Es importante conocer el alcance de las coberturas de este tipo de seguros

El fenómeno del lowcost se ha extendido a una amplia gama de productos y servicios: viajes, hoteles, restaurantes, moda, telefonía móvil… Y el sector asegurador no podía ser menos. En concreto, en el caso de los seguros de coche, cada vez es más frecuente encontrar pólizas de bajo coste. Ahora bien, ¿nos ofrecen las mismas coberturas? ¿Tendremos que renunciar a algo?

En general, los seguros de vehículos low cost no son, ni mejores ni peores. Es decir, suelen ofrecer unas coberturas bastante parecidas en las garantías básicas. Las diferencias se producen en los daños propios, ya que, las aseguradoras al no tener infraestructura no pueden llegar a volúmenes importantes que les permitirían negociar precios con la mayoría de los talleres. Por eso, en las reparaciones, en algunos casos, dejan mucho que desear.

Aspectos a tener en cuenta

Otro aspecto importante es el relacionado con el alcance de las coberturas contratadas. Es fundamental que lo conozcamos; así, evitaremos sorpresas desagradables como creer que estamos cubiertos ante determinadas situaciones y finalmente no ser así.

A diferencia de las pólizas tradicionales de coche -en las cuales se establece un  trato personalizado con el agente de la compañía de seguros-, en el caso de los seguros low cost todos los trámites se hacen online. Por eso, son los seguros preferidos de los más jóvenes, ya que están muy acostumbrados a utilizar Internet en su día a día. Además, es el perfil más proclive a priorizar los precios bajos, debido a que suelen ser los más penalizados, en cuanto a precio, cuando contratan un seguro para su coche.

Evidentemente, al trabajar de forma online, sin oficinas físicas, se ahorran muchos costes, incluidos los de personal. Por eso, pueden ofrecer precios muy ajustados y competitivos.

Ahora bien, esto puede afectar a los tiempos de resolución de un siniestro, a la probabilidad de ganar un pleito, etc. Por eso, debemos valorar si nos compensa el ahorro frente a una buena tramitación y resolución de siniestros, que al final es lo que buscamos cuando contratamos un seguro.

Pólizas más flexibles

Los seguros low cost se adaptan a cada perfil y necesidad, es decir, son más flexibles; dejando atrás el concepto de póliza cerrada o estanca.

En cuanto al pago de la prima, nos ofrecen facilidades como el pago fraccionado. Lo cual permite al asegurado que pueda organizar sus pagos como mejor le convenga.

Generalmente, el precio suele ser un factor de peso para muchas personas a la hora de elegir su seguro de coche o cambiarse de compañía. Ahora bien,  lo ideal es conseguir equilibrar el precio del seguro con las prestaciones que ofrece. Es decir, que exista una buena relación entre el coste de la prima, las coberturas y condiciones.

Además, debemos estar muy atentos a la lectura del contrato y a la famosa ‘letra pequeña’ antes de firmar el contrato para así conocer aspectos como el alcance de las coberturas, exclusiones y detalles contemplados en nuestra póliza. En caso de tener alguna duda, lo más recomendable es que nos pongamos en contacto con profesionales del sector.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro