Este gesto cotidiano está afectando tu salud

Secar la ropa dentro de las viviendas es una costumbre muy extendida que puede traer consecuencias graves

Tender la ropa en el interior de nuestras casas es un hábito común, y mucho más en estos días de frío y lluvia. No todos disponemos de secadoras, galerías o patios cubiertos así que recurrimos a la solución más práctica que es colocar el tendedero en la habitación de la plancha, en un rincón de la cocina o incluso en el comedor. Un gesto que parece inofensivo pero que puede acarrearnos problemas de salud considerables.

Numerosos estudios demuestran que el hábito secar la ropa en el interior de casa aumenta las posibilidades de sufrir problemas respiratorios y padecer alergias. ¿No habéis notado que cuando dejáis el tendedero dentro el ambiente se nota cargado? Es por la humedad que se concentra en el recinto cerrado. Precisamente esa humedad, junto con el calor, crean el perfecto hábitat para hongos, moho y ácaros. Se estima que una carga estándar de ropa recién sacada de la lavadora contiene casi 2 litros de agua. Todo ese líquido se evapora en nuestros hogares, donde estamos tranquilamente mirando una serie, leyendo, cocinando o durmiendo. Y del aire pasa a nuestros pulmones.

La práctica de esta mala costumbre prolongada en el tiempo puede llegar a provocarnos asma, rinitis o infecciones respiratorias. En las personas que ya padezcan asma o que tengan sistemas inmunitarios debilitados, las consecuencias son más graves ya que existe la posibilidad de desarrollar aspergilosis pulmonar.

Además, ¿cuántas veces habremos puesto una camiseta o ropa interior en los radiadores para que seque más rápido? Pues bien, eso todavía es peor ya que, además de estropear la ropa, aumenta el nivel de humedad en un 30% y con él, los riesgos mencionados. Entonces, ¿qué hacemos si no tenemos más remedio que secar nuestra ropa en un sitio cerrado? Los expertos tienen algunas útiles recomendaciones:

  1. Hacer un centrifugado extra. La gran mayoría de lavadoras disponen de un programa solo de centrifugado que dura no más de 15-20 minutos.
  2. Escurrir bien la ropaal sacarla de la lavadora, sacudirla enérgicamente o enrollarla con una toalla antes de tenderla.
  3. Separar bien las prendas al tenderlaspara que se cree corriente de aire entre ellas.
  4. Tender del revés aquellas piezas que son más tupidas o pesadascomo pantalones y sudaderas. Una vez seca esa parte, se les vuelve a dar la vuelta.
  5. Si se necesita con urgencia alguna prenda pequeña como ropa interior, puedemos usar puntualmente el secador y manteniendo siempre una distancia prudencial de un palmo.

Y mientras esperamos que llegue el buen tiempo, recordad que en invierno también sale el sol, hay que aprovechar esas horas del medio día para tender la ropa al aire libre.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro