¿Estás en una mesa electoral y no quieres perder el viaje contratado?

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
21 de diciembre de 2017

Ser elegido para participar en las elecciones suele ser una de las condiciones cubiertas por los seguros de cancelación de viajes

Formar parte de una mesa electoral es una obligación para cualquier ciudadano que sea designado para ello. Un sorteo determina las personas que forman la mesa electoral en sus distintas funciones y solo hay algunos factores de fuerza mayor que permiten no ejercer esta responsabilidad. En cambio, es posible que a causa de esta obligación perdamos algo que ya teníamos contratado: un viaje, un espectáculo teatral, un concierto de música, una noche de hotel… En alguno de estos supuestos el seguro resulta de gran utilidad porque nos permite recuperar el dinero adelantado.

Los elegidos para formar parte de la mesa empiezan la jornada a las ocho de la mañana. Tres titulares y seis suplentes han de estar a esa hora en el local electoral para la constitución de la mesa. Inmediatamente después se chequea si todo está en su sitio. La urna -cerrada y precintada-, la documentación necesaria (censo electoral, actas, lista de votantes, certificados de votación, sobres y papeletas. A las nueve empiezan las votaciones que finalizan a las ocho de la tarde y dan paso al recuento de votos. Una vez acabado, el presidente ha de ir al juzgado a entregar toda la documentación. Su jornada finaliza de madrugada. A cambio, recibe una cantidad que ronda los 62 euros. Para los elegidos, ir a la mesa es una obligación y ausentarse sin motivo acarrea penas de prisión. A la mayoría de los convocados les gustaría librarse, pero las condiciones para lograrlo son muy pocas.

Tener discapacidad, incapacidad permanente absoluta, gran invalidez o incapacidad temporal para el trabajo son condiciones aceptables para renunciar legalmente. También estar embarazada de más de seis meses, tener la baja por maternidad, estar internado en un centro penitenciario o en un psiquiátrico, sufrir lesiones importantes, enfermedades demostrables, tener programada para ese día una intervención quirúrgica, pertenecer a confesiones o comunidades religiosas en las que el ideario resulten incompatibles con la participación en una mesa electoral o estar ingresado en un hospital. Tener previsto casarse ese día también es un eximente y ser director de un medio de comunicación que debe informar de las elecciones, también.

Cuando ya está claro que no podemos librarnos, hay que comprobar si esta nueva obligación interfiere con algún otro compromiso que tenmgamos programado y que puede significar una pérdida económica. De estos supuestos, el que suele estar más cubierto es el de un viaje planeado anteriormente y ya pagado. Cuando se contrata un viaje, existen dos clases de seguros: el obligatorio (contratado por el transportista y que cubre supuestos como los posibles daños causados por un accidente) y el optativo (que contrata el viajero). Entre estos últimos es conveniente suscribir el seguro de cancelación, que llega a cubrir hasta el 100% de lo pagado. Entre las causas más usuales que implican la devolución del dinero adelantado está la de ser citado para formar parte de una mesa electoral. El seguro es válido siempre y cuando se haya contratado antes de hacerse oficial la lista de los citados para formar parte de las mesas. Otros supuestos comunes son la citación para ser miembro de un jurado popular, estar citado en un juicio como testigo, acusado o demandante o padecer una enfermedad grave.

Te puede interesar

Vacaciones al interior de unx mismx

Los retiros de yoga, meditación o detox, también son una alternativa a los viajes más tradicionales Las vacaciones, generalmente se plantean como un buen momento

COVID-19 vacaciones

¿Y si el COVID-19 me deja sin vacaciones?

Después del largo confinamiento y las restricciones por la pandemia del COVID-19, estamos deseando disfrutar de unas merecidas vacaciones. El problema viene cuando tenemos que

¡Sí quiero! Pero después de la Covid-19

¡17.000 bodas canceladas solo entre marzo y abril del 2020! Esta cifra está trastocando por completo la economía de ciertos sectores. La restauración, los proveedores,