Estafas telefónicas con la voz del jefe

Conocidas como deepfakes, son suplantaciones digitales de personas de interés.

La tecnología combinada con los recursos de inteligencia artificial, permiten realizar videos y audios en los que creemos ver y oír a una persona, pero que no son reales, son creaciones audiovisuales que simulan a terceros con fines mayoritariamente deshonestos.

De este modo llegamos a la primera suplantación de identidad con fines fraudulentos. Ocurrió en marzo de este año en Gran Bretaña. El CEO de una empresa energética pensó que estaba hablando por teléfono con su jefe, el director ejecutivo, quien le pidió que enviara 200.000 euros a un proveedor húngaro.

La inteligencia artificial igualó las características de la voz del jefe, incluido su leve acento alemán. En el plazo solicitado, una hora, realizó la transferencia de fondos . El dinero fue transferido a México y redistribuido en otros países, por lo que se perdió su rastro.

Este CEO llegó a recibir una segunda llamada, pero al detectar que el origen de la misma era Austria, sospechó y no la llegó a realizar, poniendo entonces en manos de la policia. La Europol no tiene constancia de otro delito de estas características anterior a este, aunque admite que pueden haberse producido sin ser detectados.

Deepfake proviene de deep learning o aprendizaje profundo (la principal corriente de desarrollo de la inteligencia artificial) y fake, falsificación. Grandes empresas ya llevan tiempo trabajando sobre técnicas de detección de deepfakes, ya que las repercusiones pueden ser devastadoras.

En este caso, gracias a la cobertura de la aseguradora, la empresa pudo sobreponerse a este varapalo económico y dejar en manos expertas la investigación. Si quieres saber más sobre estos seguros consulta las coberturas de Hiscox.

Hasta ahora la preocupación fundamental era la suplantación de identidad política para transmitir mensajes, noticias o argumentos falsos. En un entorno moral, se tiene constancia del uso de esta tecnología para simular que un personaje público participaba en actividades pornográficas.

La llegada del fakeaudio abre las puertas a llamadas fraudulentas y menos medidas de control asequibles. En este caso el primer indicador es el número de teléfono desde el que se realiza la llamada, posteriormente la confirmación de las solicitudes como una doble verificación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro