¿Es obligatorio el seguro de vida para una hipoteca?

Los usuarios no quieren verse obligados a suscribir una determinada póliza para obtener financiación

 

Aunque nos han hecho creer que es una condición sine qua non; en realidad contratar un seguro de vida vinculado una hipoteca no es obligatorio. Legalmente, el único seguro que debemos contratar es el de hogar, con las coberturas de daños en la propiedad, conocido comúnmente como el seguro de incendios, por un importe igual al coste de reconstrucción de la misma. Y además, sólo en algunos casos, no en todos.

Sin duda, las entidades bancarias, a la hora de estudiar la viabilidad de un préstamo, pueden pedir que suscribamos un seguro de vida por varias razones. No obstante, aunque no sea obligatorio, seguramente si decidimos no suscribirlo, es muy probable que la concesión del préstamo no se haga efectiva.

Ahora bien, ¿por qué tengo que contratar el seguro vinculado a esa entidad bancaria? ¿Por qué no nos presentan varias ofertas o nos dejan contratarlo libremente? Todas estas cuestiones se pondrán sobre la mesa el próximo 25 de octubre en el Juzgado Mercantil 3 de Gijón, al cual acudirán más de 100 testigos para debatir estos temas relacionados con el seguro de vida y la hipoteca. Precisamente, los testimonios afectados coinciden en afirmar que sólo se les ofrece una póliza, no se les presentan más propuestas.

La vinculación de los seguros de vida a las hipotecas a debate

La admisión a trámite de esta demanda es un buen indicio, aunque queda mucho trabajo por hacer para demostrar que esto es un comportamiento abusivo por parte de las entidades bancarias. De momento, ya se han dado algunos pasos. Por ejemplo: el año pasado se aprobó Proyecto de Ley regulador de los contratos de crédito inmobiliario, en el cual se plantea que este tipo de seguros sean de carácter temporal anual renovable. Es decir, que los clientes puedan cambiarlo cuando lo deseen mientras esté vigente la hipoteca.

A nivel de Europa, también se quiere terminar con la obligación de aceptar una serie de productos financieros como requisito para obtener la financiación necesaria. En definitiva, si estas nuevas medidas entran en vigor, los bancos deberán presentar a sus clientes ofertas alternativas y permitir que el consumidor pueda contratar el seguro que prefiera.

Finalmente, aunque lo ideal sería elegir nosotros mismos la póliza que más nos conviene; no cabe duda que contratar un seguro de vida tiene toda una serie de beneficios:

  • Si no podemos pagar la hipoteca –debido a una situación especial como por enfermedad o desempleo-, al disponer de este seguro saldríamos adelante.
  • En caso de fallecimiento, podríamos resolver la deuda con rapidez, descargando a la familia del pago de dicho préstamo.

Además, esta póliza no se encarga tan sólo del fallecimiento del asegurado, sino que puede disponer de otras ventajas como, en caso de incapacidad permanente, ofrecer un complemento a la pensión que otorga el Estado.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro