Capital asegurado

Capital atribuido por el titular del contrato y por el que valora el bien o el interés asegurado y que la compañía incluye en la póliza. En caso de siniestro, representa el límite máximo por el que responderá la compañía.

Capital real

Capital por el que debería haberse asegurado el bien. En demasiadas ocasiones el capital real está muy por encima del capital asegurado, lo que da lugar a la aplicación de la regla proporcional.