En un accidente de tren tienes derecho a todo esto

Las víctimas de un siniestro ferroviario tienen derecho a varias indemnizaciones

Ayer tuvo lugar un accidente de tren en el trayecto entre Madrid y Extremadura. El descarrilamiento se produjo al paso del convoy por la provincia de Toledo y se especula que fue fruto de un sabotaje en la vía, ya que encontraron un tablón de gran tamaño junto al lugar del siniestro. Afortunadamente, no hubo heridos pero podría haber sido una tragedia, si el tren hubiera volcado.

A pesar de los bajos índices de siniestralidad del transporte ferroviario, lamentablemente ocurren accidentes y muchos de ellos de gravedad. Por eso, noticias como esta nos hacen preguntarnos: ¿Cómo se actúa ante un accidente de tren? ¿Qué tipos de seguros intervienen?

Las prestaciones para las víctimas y perjudicados

  • En primer lugar, debemos destacar el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV). Se trata de un seguro de accidentes personales de contratación obligatoria para el operador ferroviario, que implicará de manera automática prestaciones a favor de las víctimas o de los beneficiarios, por el hecho de haberse producido un accidente en un vehículo con viajeros.

Sus coberturas alcanzan los casos de asistencia sanitaria, fallecimiento, incapacidad permanente e incapacidad temporal, con capitales de cuantías poco elevadas: 36.060,73 por fallecimiento y máximo 42.070,85 € en los casos más graves de incapacidad permanente.

  • Los seguros de Responsabilidad Civil de los posibles responsables del accidente. Tanto el operador ferroviario (Renfe) como el gestor de las infraestructuras (Adif) tienen contratados seguros de responsabilidad civil que, en caso de establecerse responsabilidades de estas empresas, deberán dar respuesta ante las reclamaciones de víctimas y perjudicados.

Ahora bien a diferencia del SOV, los seguros de responsabilidad civil  responden ante las reclamaciones de las víctimas y los perjudicados. Por lo tanto, será necesario que se demuestre la culpa o negligencia del asegurado para que éste tenga la obligación de indemnizar a las víctimas y afectados por los perjuicios que se demuestre que fueron causados.

En este sentido, según el tipo de accidente la culpabilidad puede ser más o menos clara. Sobre todo, teniendo en cuenta que pueden incidir diversos factores como la concurrencia de responsabilidades entre distintos responsables, la incidencia de causas de fuerza mayor (fenómenos meteorológicos), etc.

Todo ello explica, aunque no justifica, la prolongación en el tiempo de algunos procesos de reclamación.

  • Los seguros personales o colectivos. La víctima de un accidente ferroviario puede estar asegurado en pólizas de carácter privado o colectivo. Puede tratarse de seguros de vida para caso de fallecimiento, de seguros de accidentes personales, de asistencia sanitaria, de subsidio por días de baja por accidente, etc.

 El asegurado y sus beneficiarios podrán percibir las prestaciones que se desencadenen de estos seguros de modo compatible, tanto con las del SOV, como con las indemnizaciones percibidas de los seguros de responsabilidad civil de los posibles responsables del accidente.

  • Compensación por daños sufridos por teléfonos móviles, tabletas y otros objetos electrónicos. Todos estos gadgets electrónicos pueden ser objeto de cobertura por seguros “todo riesgo” contratados por los pasajeros propietarios de los mismos. También en este caso serán indemnizados por su asegurador, que posteriormente reclamará al responsable del accidente la indemnización ya satisfecha a su cliente.
  • Los seguros de daños materiales a bienes de los perjudicados. En el supuesto que el accidente ferroviario haya causado daños materiales a vehículos, edificios u otras propiedades cuyos propietarios los tenían cubiertos mediante un seguro de daños materiales, muy probablemente entre las coberturas aseguradas figura la de daños por impacto de vehículos que permitirá la indemnización por parte del asegurador del bien dañado.

Por otra parte, los daños materiales sufridos en los vehículos de Renfe e infraestructuras ferroviarios (Adif) también son objeto de posible aseguramiento. De un modo equivalente a los seguros de daños propios para vehículos o los multirriesgos del hogar tanto los trenes como las vías y otras infraestructuras son asegurables ante riesgos accidentales.

Sin duda, la mayoría de los accidentes no se pueden evitar. Algunos de ellos se consiguen prevenir gracias a la labor de muchos profesionales. No obstante, como el riesgo cero no existe, es importante que conozcamos nuestros derechos y hagamos uso de todos los seguros que tengamos contratados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro