El seguro de coche perfecto

Analizar nuestras necesidades es clave para encontrar la mejor opción

Todo vehículo a motor debe tener un seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para poder circular por cualquier vía. Pero, ¿qué coberturas debería incluir el seguro de coche ideal? Dependiendo del uso que le des a tu vehículo puede que te convenga un servicio más que otro.

Si utilizas el coche para viajes frecuentes, se hace prácticamente indispensable contar con una buena cobertura de asistencia en carretera. Sin embargo, si te desplazas con él para ir a trabajar, quizás te será más útil contar con la opción de vehículo de sustitución.

Por todo ello, cuando elijas un seguro para tu coche conviene que te fijes en muchos aspectos, además del precio. Y es que una cosa es el precio de la prima que vamos a pagar, y otra son las coberturas y servicios que incorpora dicha póliza. Más allá de la modalidad de seguro a contratar: seguro a terceros, a todo riesgo, todo riesgo con franquicia…, hay coberturas que resultan casi imprescindibles, mientras que otras son más secundarias.

Una cobertura con carácter permanente

Ahora bien, elijas la opción que elijas lo que está claro es que la cobertura del seguro obligatorio debe tener carácter permanente, con independencia del uso que se haga o pueda hacerse del mismo. En este sentido, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) ha comunicado al sector a través de una guía técnica que el seguro obligatorio de coches no puede tener “limitaciones temporales, territoriales y de uso” en su cobertura. Considera que “perjudican los derechos de los asegurados y de terceros perjudicados”.

Este tipo de limitaciones se han detectado en seguros contratados por concesionarios o empresas de vehículos de ocasión. En estos casos se ha limitado la cobertura a los daños que el vehículo pueda causar cuando se use en demostraciones de compra, en mantenimiento, limpieza, traslado y situaciones similares. También, se han encontrado seguros en los que se limita la cobertura al uso comercial y profesional del coche como en usos de mensajería y reparto.

Una póliza a medida de tus necesidades

En función de nuestras necesidades como conductores daremos prioridad a unas coberturas u otras. Ahora bien, es importante que nos informemos con profesionales del sector, porque las condiciones pueden variar mucho de una compañía a otra. También, existen pólizas a terceros que incluyen más servicios que otras, sobre todo en coberturas como las de asistencia en carretera. Otros seguros, además de opciones como la libre elección de taller incluyen servicios tan particulares como el envío de duplicados de las llaves del coche, en caso de que las pierdas cuando estás lejos de casa.

Hay una cobertura más puntual, pero fundamental en caso de accidente o siniestro en carretera. Nos referimos al remolque del vehículo o la opción de obtener un coche de sustitución. Un aspecto que nos ahorra dinero y molestias en caso de tener un problema con nuestro coche durante un desplazamiento lejos de casa.

¿Y qué pasa si te ves envuelto en una situación que requiera apoyo legal? Hay pólizas que incluyen la defensa jurídica dentro de sus coberturas. Como por ejemplo: la elección del abogado, cubriendo incluso los gastos notariales y de otorgamiento para pleitos, así como también, los honorarios de los peritos. Por lo tanto, conviene revisar la póliza antes de contratar el seguro para tu coche, porque algunas incluso lo ofrecen en sus pólizas más básicas y sin gasto adicional. Otras aseguradoras hacen referencia a estas coberturas como complementos a contratar de forma adicional.

En general, las opciones a considerar a la hora de contratar un seguro para nuestro coche son muy variadas, y dependerá de las necesidades y situación de cada uno para encontrar las coberturas ideales en cada caso.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro