El propietario del silencio

En 1952 John Cage publicó el trabajo 4’33”, una obra cuya partitura está vacía e indica que el silencio se impone durante 4 minutos y 33 segundos. Con los años, esta obra se ha convertido en icónica.

En febrero de 2002 el octeto The Planets, liderado por Mike Batt sacó el álbum Classical Graffiti. Un combinado de piezas originales con versiones de algunos clásicos que consiguió ser número uno en Inglaterra durante tres meses tras su estreno.

En este álbum la pista 13 se llama “A One Minute Silence” (Un minuto de silencio) y es un silencio de un minuto. La idea original de Batt era demostrar que el silencio absoluto no existe ya que nos permite escuchar “el resto” de sonidos, como la respiración o el corazón.

Como reconocimiento a la innovación y visión de Cage, la pieza se firmó a nombre de  Batt/Cage, pero esto no hizo más que empezar, ya que la crítica estuvo valorando la calidad de este silencio, haciendo demostraciones públicas de ambos.

Una vez pasada la sorpresa inicial, la Fundación Cage decidió demandar a Batt por infracción de copyright. Lo que defendía la acusación en la atribución del nombre de Cage en los créditos. La prensa que se hizo eco de esta demanda, defendía que era que el uso del silencio fue el detonante de la denuncia.

El caso es que finalmente Batt donó a la Fundación una cifra no revelada, pero que sería de seis cifras. Y con esto se cerró la batalla por el precio de un silencio.

Nicholas Riddle, director de Peters Edition (empresa que se ocupa de los copyright de Cage), fue quien aceptó el donativo y declaró que estaban preparados para defender el concepto de una pieza muda porque era un concepto artístico valioso con derechos de autor.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro