El porqué de las cortinillas abiertas en los aviones

Pequeñas curiosidades que pueden salvarnos la vida y que pasan desapercibidas, en este caso las cortinillas de las ventanas de los aviones. Esas pequeñas salvadoras.

Los aviones vuelan a una altura aproximada de 10.000 metros, donde la presión del aire es menor y el consumo de combustible se reduce. A esta altura ya puedes desabrocharte el cinturón de seguridad y el viaje va por buen camino.
El riesgo de un viaje en avión no está una vez alcanzada esta altura, pese a que muchos pensemos que vamos a morir entre turbulencias y rayos. El peligro está en el despegue y aterrizaje.

Las cortinillas

En este momento un gran aliado para los tripulantes de cabina y los pasajeros es no perder de vista lo que ocurre fuera, por esto se pide que se abran las cortinillas. Así ante un incidente cualquiera de ellos pueden dar la voz de alarma.

Se dispone de 90 segundos para evacuar a los pasajeros.

Imagina que un motor comienza a echar humo, es importante no despegar, pero solo se puede ver si las cortinillas están abiertas. Por otro lado, en caso de necesitar una evacuación, la luz que entra por ellas ayuda a los tripulantes a organizar las tareas de evacuación.
Esta recomendación de seguridad no se cumple para todas las compañías aéreas, ya que cada una tiene un reglamento específico y pueden cumplir con la evacuación en el tiempo requerido por las autoridades

Las ventanas

Otras curiosidades acerca de las ventanas son su forma ovalada, que es el resultado de un diseño que reduce la presión que existe en el fuselaje al volar tan alto.
Esta ventanas están compuestas de dos cristales de resina separados por un espacio vacío, el exterior más grueso que el interior, que equilibra la diferencia de presión del aire y evita que se empañen y no se pueda tener visibilidad del exterior.
Los cristales interiores tienen un pequeño agujero que equilibra el espacio vacío que hay entre ambos cristales y que, en caso de que el exterior se rompa, la velocidad de despresurización sea menor y dé tiempo a ponerse la mascarilla.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro