Coronavirus y medio ambiente

El medio ambiente, el gran beneficiado por la crisis del coronavirus

La paralización de las actividades humanas se traduce en una disminución importante de la contaminación atmosférica
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Calles desérticas, autopistas vacías, tráfico aéreo paralizado, industrias y fábricas cerradas… Son imágenes que estos días se repiten en las ciudades de todo el mundo, a raíz de la pandemia del coronavirus. Como todos sabemos esta crisis sanitaria está teniendo un efecto devastador, llevándose por delante a muchas vidas humanas y repercutiendo gravemente en la economía de los países.

Sin embargo, esta paralización tan radical de las actividades humanas tiene un gran beneficiado: el medio ambiente. Sin duda, el descenso de la cantidad de desplazamientos en coche u otros vehículos, la disminución de la producción industrial y el consumo se traduce en menos contaminación, aguas más limpias y cielos más claros.

Así pues el lado positivo, de esta situación tan adversa que estamos atravesando, es a nivel ecológico. Las principales capitales de los países tanto de Asia como de Europa están experimentando una disminución importante de la contaminación atmosférica.

Mejora la calidad del aire alrededor del mundo

En China, según datos de la NASA y la Agencia Espacial Europea, se ha reducido alrededor del 40% de la emisión del dióxido de nitrógeno, un gas contaminante generado mayoritariamente por los vehículos a motor. En concreto en la provincia de Hubei, el epicentro de la pandemia, el promedio de días sin contaminación atmosférica aumentó en un 21,5% en comparación con las mismas fechas del año anterior.

En cuanto a Europa también presenta una disminución importante en la emisión de gases de efecto invernadero, tal como confirman desde la NASA. Ciudades Madrid, Barcelona o Venecia han mejorado considerablemente la calidad del aire.

En el caso de Madrid, la ciudad ha experimentado una reducción considerablemente los niveles de contaminación atmosférica. Durante los primeros días de cuarentena, los cinco distritos de la ciudad cuentan con medidas catalogadas dentro de la categoría “muy bueno” del índice de calidad del aire, según datos del Ayuntamiento madrileño. Por su parte, en Barcelona los datos de la Generalitat indican que las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) se redujeron a la mitad tras solo tres días de confinamiento.

Con el paso de los días, las grandes ciudades de nuestro país han ido librándose poco a poco de los altos niveles de contaminación. Por ejemplo, el departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Catalunya afirmó que el día 23 de marzo los niveles de CO2 de la ciudad condal se habían reducido hasta un 75% respecto a su nivel habitual, mientras que el pasado día 21 el dióxido de nitrógeno había descendido entre un 70 y un 80% con respecto al período anterior a la crisis.

Esta tendencia a la baja que también se cumple en Madrid, donde los gases de efecto invernadero se han reducido de media un 57% desde el inicio de las medidas de confinamiento.

En Italia también ocurre lo mismo, caen en picado los niveles de contaminación y de dióxido de nitrógeno. Por ejemplo en Venecia, los canales parecen otros. En más de una ocasión, hemos oído que en verano no merece la pena visitar esta bonita ciudad, porque debido a las ingentes cantidades de turistas las aguas de los míticos canales siempre están sucias. Pues, ahora están más limpias que nunca. De hecho, hasta han vuelto los peces a sus aguas cristalinas.

Los animales se pasean por las ciudades

Pues sí, cada vez aparecen más animales salvajes caminando por el centro de las ciudades, aprovechando que están desérticas. En Barcelona, se han visto jabalíes en plena Avenida Diagonal en busca de comida. Y los expertos aseguran que en los próximos días podrían verse zorros y aves en algunas ciudades españolas.

En definitiva, el confinamiento nos obliga a cambiar nuestros hábitos. Ahora bien, cuando todo esto sea cosa del pasado, ¿seremos capaces de replantarnos nuestras costumbres? Esperemos que seamos conscientes de ello y empecemos a ser más respetuosos y responsables con nuestro entorno.

No cabe duda que la contaminación es un problema muy grave que causa miles de muertes cada año, en el mundo. Según un estudio de la OMS, el cambio climático causará más de 250.000 muertes al año entre 2030 y 2050. Por lo tanto, cuando recuperemos la normalidad, debemos esforzarnos por cuidar nuestro medio ambiente y apostar por economías más sostenibles.

2 respuestas

  1. De verdad que el primer beneficiado de todo lo que se está viviendo es el planeta, y que ya estaba pidiendo a gritos que lo dejaran respirar, yo estoy feliz y le doy gracias a Dios por esto, aunque muchos de los seres humanos sufrimos, pero esto es el resultado del grave daño que le hacíamos a esta linda tierra llamada planeta.

  2. Sí, es la verdad… es una situación muy triste para la humanidad… pero en ¿qué momento pensamos en la tristeza y sufrimiento de nuestros animales, vegetación y aguas?… si se supone que existimos para cuidarlos, pero si nos acabamos entre nosotros mismos, qué importará acabar con estos seres hermosos e indefensos, que lo único que han hecho es tratar de sobrevivir una vida que les obligamos tener 🙁

    Dios quiera que salgamos pronto de esta situación, pero que cuando suceda, lo hagamos con una conciencia renovada, que sólo busque el bien común de todos, absolutamente todos los seres que habitamos este hermoso planeta, que es nuestro único hogar 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

cambio horario

Ventajas y desventajas de los cambios de hora

Llega el segundo cambio de hora del año. Te recordamos: la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25 toca ajustar relojes. El cambio consiste en que las 3 de la madrugada pasarán a ser las 2, por lo que dispondremos de una hora más de sueño.