gwyneth-paltrow

El geranio de Gwyneth Paltrow

Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

Podríamos decir que Gwyneth Paltrow está on fire, y nunca mejor dicho. La actriz norteamericana ganadora de un Oscar y Directora Ejecutiva de Goop ha revolucionado las redes con una vela; pero no cualquier vela ¡no! Una vela que huele a su vagina ¡Olé tu arte Guineth!

En declaraciones recientes ha confirmado que “estaba drogada” mientras se le ocurrió la idea, pero dejando al margen el estado creativo en el que se encontraba, el éxito ha sido inmediato. Como estrategia de márquetin es impecable porque en cuestión de horas, las “velas con olor a vagina de Gwyneth Paltrow (75$)” agotaron existencias. Y a la acción se le puede sacar mucho jugo.

Pero antes de dar ideas y jugando un poco con los límites ¿podríamos calificar esta acción como publicidad engañosa? Lo cierto es, que no sería necesario oler la vagina de la actriz para descubrir que lo que afirma la etiqueta y los componentes de la vela no tienen nada que ver.

Según recoge la descripción del producto en su web, es una vela hecha con geranio, Bergamota cítrica y cedro, yuxtapuestos con rosa de Damasco y semilla de Abelmosco “que nos hace pensar en fantasía, seducción y un calor sofisticado”.

Vela Gwyneth Paltrow

Ya en 2018, la norteamericana tuvo que hacer frente a una multa de 145.000 dólares por hacer afirmaciones “no científicas” sobre unos huevos vaginales que “podían equilibrar las hormonas y regular los ciclos menstruales”.

Multa de 145.000 $

Curiosamente, la demanda no fue presentada por ninguna clienta, sino por la oficina de protección al consumidor de California. Como si en California faltasen hierbas o métodos curativos alternativos. “La salud y el dinero de los residentes del Condado de Santa Clara nunca deben ponerse en riesgo por publicidad engañosa” dijo el fiscal Jeff Rosen. “Protegeremos a los consumidores contra las compañías que prometen beneficios de salud sin el apoyo de la buena ciencia… o de cualquier ciencia” añadía.

Según declaraciones actuales al New York Post la actriz contaba, que la vela surgió cuando trabajaba en la creación de un perfume con el perfumista Douglas Little y ella dijo: “uh… esto huele como mi vagina”.  Así y con algún polvo mágico es como se hizo la magia que está arrasando en internet.

Nuestra inquietud es saber qué será lo siguiente ¿Velas con olor a axila? ¿Así huele Gwyneth Paltrow cuando sale del gimnasio? O ¿Así le huele detrás de la oreja?

Creativamente brillante, legalmente en el límite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar