El alto precio de morirse

¿Cuánto cuesta un entierro? Quizá tememos más a esa respuesta que a la propia muerte

Nadie quiere pensar en la muerte pero es algo que tarde o temprano (esperemos que más tarde que temprano) a todos nos acaba llegando. Si, por desgracia, te has visto en la tesitura de tener que organizar un entierro, te habrás dado cuenta de dos cosas: la primera es que la gente que trabaja en las funerarias está hecha de una pasta especial y la segunda es que morirse cuesta muy caro.

En España, el coste medio de un sepelio ronda los 3.500€, aunque morirse no es igual de caro en todas partes, en algunas comunidades los servicios funerarios son más económicos que en otras. Tampoco es lo mismo ser enterrado en un pueblo que en una ciudad y menos si se trata de una capital, donde los precios suben por las nubes.

Otro factor importante es el tipo de ceremonia y a eso se le suman múltiples gastos como el modelo del ataúd o de la urna, el coche fúnebre, los recordatorios, las flores… etc. Y, por si fuera poco, hay que contar también con todo el papeleo, formalizar el certificado de defunción y gestionar todas las tramitaciones pertinentes. A no ser que tengas un seguro de decesos que se encargue de ello.

Hagamos un rápido cálculo aproximado, para hacernos a la idea en cifras:

  1. Tanatorio: aunque no es obligatorio, la mayoría de familias optan por realizar un velatorio antes del entierro. Los gastos de alquilar una sala en el tanatorio no bajarán de los 400€ y normalmente se acercan más a los 600€.
  1. Ataúd o urna: los modelos más sencillos oscilan los 800-1000€ y pueden llegar a superar los 10.000€ dependiendo del tipo de material y acabados. Si se opta por la incineración, también es necesario comprar primero un ataud aunque los hacen más simples y económicos con ese proposito. El proceso, con urna incluida, supone unos 1.200€, eso sí, no hay que pagar nicho ni lápida, ya que en estos casos la familia suele llevarse las cenizas.
  1. Nicho: lo que se suele hacer es alquilarlo por un período de tiempo, generalmente por 20 o 50 años y se va renovando. Los precios dependerán, una vez más, de la provincia en que se encuentre el cementerio pero el calculo por año saldría a unos 150-300€. A eso hay que sumarle costes anuales de mantenimiento y si se decide no renovar el alquiler una vez vencido el plazo, se debe abonar cerca de 200€ por la retirada e incineración de los restos.
  1. Lápida: una vez más será la calidad o la variedad la que marque el precio pero se pueden adquirir desde los 250€ y de ahí subir hasta superar las tres cifras dependiendo del material, el tipo de grabado, las letras, la decoración…etc. Imaginad cuánto puede llegar a costar una lápida de buen mármol con letras en oro. De todos modos, las opciones más comunes rondan los 400-600€.
  1. Floristería y recordatorios: difícilmente encontraremos una corona de flores por menos de 100€ y si queremos algo un poco más elaborado ya entraremos en la franja de 200-300€. Los recordatorios tampoco salen baratos, no es algo que se encargue con antelación y aprovechando ofertas por volumen en copisterias e imprentas. Hay que contar entre 1€ y 3€ la unidad.
  1. Traslado: No nos olvidemos del transporte, también es importante el coche fúnebre que llevará los restos del tanatorio a la iglesia y de allí al cementerio. Este servicio suele costar una media de 500€. Mucho más caro sale si se trata de una repatriación y hay que traer al fallecido al país de origen, esto puede suponer un mínimo de 6.000€ y llegar a las cinco o incluso seis cifras dependiendo del país y la burocrácia.
  1. Tasas y certificados: hablando de burocrácia, no son pocos los trámites que hay que realizar en estos casos: inscripción de la defunción en el registro civil, certificado médico de defunción, últimas voluntades, licencia de entierro, testamento y repartición de herencia…etc. Como mínimo supondrá unos 150€ pero puede llegar fácilmente a duplicar ese importe.

La pérdida de un ser querido ya es suficientemente dolorosa como para que, además, tengamos que estar sufriendo por los costes que todo el proceso posterior va a suponer. Por eso son más de 21 millones las personas que tienen contratado un seguro de decesos en España. Este tipo de seguro cubre los costes del sepelio y otro tipo de prestaciones como orientación jurídica y fiscal, trámites de gestión o también hay pólizas que cubren los gastos de repatriación.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro