Drones: los nuevos repartidores a domicilio

Se prevé que para 2035 haya más de 50.000 drones operando en España con fines profesionales

Google ha recibido la aprobación gubernamental para su proyecto “Project Wing” que les autoriza a usar drones de reparto. La compañía se pone así en cabeza en la carrera por esta operativa comercial, pasando por encima de gigantes del sector como Amazon, DHL o UPS. Dichas compañías ya habían realizado pruebas de vuelo y entregas con drones pero ninguna había conseguido el visto bueno de la Administración Federal de Aviación (FAA). Al menos hasta ahora que Google ha obtenido el permiso para iniciar su actividad en Estados Unidos.

Eso significa que los drones de Google podrán realizar entregas de productos procedentes de negocios locales a particulares sobrevolando núcleos urbanos. La certificación es válida por un período de dos años y contempla ciertas restricciones. Un mismo piloto no podrá operar con más de cinco drones a la vez, solo podrán volar durante el día y, además, no está permitido que transporten materiales peligrosos. Sin duda, el reparto de mercancías era una de las utilidades de los drones más ansiadas pero sus posibilidades comerciales son enormes.

En 2016, un informe de Goldman Sachs apuntaba que el tamaño de mercado de las tecnologías de drones alcanzaría los 100 billones de dólares entre 2016 y 2020. Si bien es cierto que las actividades militares supondrían el 70% de esta cifra, el uso comercial representa la oportunidad de crecimiento más rápida, llegando a los 13 billones antes de 2020. De hecho, el Plan Estratégico del Ministerio de Fomento prevé que para 2035 haya más de 50.000 drones operando en España con fines profesionales. Queda claro, pues, que los drones no son juguetes aunque muchos modelos se vendan como tales.

Los drones están tipificados como aeronaves pilotadas por control remoto (RPA’s) y la legislación española establece una clara diferenciación entre su uso con finalidades recreativas y el uso profesional, es decir, para fines comerciales o técnicos. ¿Sabías que por ley todos los drones deben llevar una placa identificativa? Esta debe contener el nombre del fabricante, el modelo, el número de serie, el nombre del operador y sus datos de contacto.

Otro requisito que quizá desconozcas es que para pilotar drones con fines profesionales hay que disponer de una licencia. Se debe acreditar que se poseen ciertos conocimientos teóricos y prácticos y complementarlo con un certificado médico que varia según el tipo de aparato. Estas licencias tienen que contar con la certificación de una ATO (Approved Training Organisation) aprobada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). A finales de 2018 ya eran casi 5.000 los pilotos de dron registrados.

Aunque algunos seguros del hogar ya contemplan los drones en sus coberturas, solamente se refieren a aquellos aparatos con fines recreativos. El uso profesional de un dron debe ir obligatoriamente acompañado por un seguro de responsabilidad civil. El capital varia según el peso:

  • 300.000 euros si es inferior a 20 kg
  • 960.000 euros si el dron supera los 20 kg

¿Qué cubren estos seguros de responsabilidad civil para drones? La ley exige que estas pólizas cubran las responsabilidades derivadas del despegue, vuelo y aterrizaje del aparato. Pero para tener una visión más amplia hemos querido preguntar a los profesionales de CLOSASEGUROS, responde Ignacio Gómez, Director del Área Comercial:

¿Qué cubren los seguros de responsabilidad civil para drones?

La mayoría de pólizas del mercado cubren los daños materiales entendiendo como tales la destrucción o deterioro de cosas o animales, así como los daños personales (lesiones corporales o muerte a personas físicas). También los perjuicios o pérdidas económicas como consecuencia directa de los daños materiales o personales sufridos por el reclamante.

¿Cómo se prepara el mercado de los seguros para la llegada de las flotas de drones para uso comercial?

La mayoría de compañías están estudiando la legislación para ‘sacar al mercado’ pólizas nuevas adaptadas a las ‘nuevas necesidades’, hay que tener en cuenta que para uso comercial se requiere una titulación o licencia de Piloto. Algunas incluso valoran pólizas de daños o transportes, ya que las actuales pólizas NO amparan en los casos de drones para uso comercial el daño a los objetos transportados.

¿Debería crearse un seguro específico?

Sí, se debería crear un producto específico de drones (no solo de Responsabilidad civil, como en los seguros de vehículos)

En nuestra opinión creemos que todavía hay mucho recorrido en este campo, pero actualmente no se dispone todavía de experiencia suficiente para sacar resultados técnicos.

¿Qué coberturas debería tener?

Si me lo preguntasen a mí, obviamente las más amplias posibles:

• Responsabilidad Civil

• Daños propios

• Daños a mercancías transportadas

Pero la realidad es que el mercado aún no está preparado para dar coberturas tan amplias.

Además, debemos tener otro aspecto en cuenta, si en el uso de estos drones se realizan grabaciones habrá que asegurarse de cumplir la legislación en materia de Protección de Datos Personales. En ese sentido, también los seguros de ciberriesgo pueden ser de utilidad para proteger esos datos.

El uso de drones abre un sinfín de posibilidades en casi todos los ámbitos profesionales y habrá que estar preparado y protegido para todo lo que esto conlleve.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro