Disparo mortal por error

Una polícía demanda a la fabricante de pistolas eléctricas porque se confundió y utilizó su arma de fuego contra un detenido

Una policía norteamericana de la ciudad de Madera, en California, demandó a la compañía Taser después de haber matado por error a un detenido al equivocarse con el arma utilizada. La agente Marcy Noriega participó en la detención de hombre de 24 años, llamado Everado Torres. El detenido se resisitió y una vez en el coche policial siguió dando patadas a puertas y ventanas. La agente Noriega le conminó a traqnuilizarse y ante la negativa del detenido quiso utilizar la Taser para reducirle con una descarga eléctrica. En su lugar, se confundió y empuñó la Glock. Según su versión, la agente pensaba que tenía la Taser en la mano cuando apretó el gatillo de la pistola que disparó una bala que causó la muerte inmediata del detenido.

El suceso ocurrió en 2002 y la agente Noriega fue juzgada por muerte accidental. El juez le dio la razón argumentando que a cualquier policía le puede suceder lo que le pasó a esta agente, es decir confundirse de arma y disparar una pistola real cuando pensaba que iba a soltar una pequeña descarga eléctrica. El argumento del juez dio fundamento a la agente para demandar a Taser y solicitar que la compañía fabricante de las pistolas eléctricas se hiciera cargo de la posible indemnización a los familiares del fallecido.

Finalmente, fue el ayuntamiento de Madera el que se hizo cargo de la compensación y pagó en 2013 la cantidad de 775.000 dólares a la familia del fallecido, tras la resolución de la demanda presentada por los familiares de Torres.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro