Desheredado por injurias a los padres

El Tribunal Supremo acepta el maltrato psicológico a los padres como causa de desheredación de los hijos

Los datos recopilados por la fiscalía de menores apuntan a que anualmente se producen más de 4.300 denuncias de padres a hijos. Pero eso es solo la punta del iceberg ya que los profesionales, educadores y psicólogos advierten que apenas se denuncia el 15% de los casos. A falta de cifras oficiales, las estimaciones “reales” de esta problemática son mucho más preocupantes: uno de cada diez españoles estaría maltratando física y/o psíquicamente a sus progenitores. ¿Y si estos decidieran actuar al respecto negándoles la herencia?

¿A qué nos referimos con maltrato filio-parental?

Se trata de un tema escabroso y muy desagradable pero no atañe solamente a adolescentes ni se refiere a una discusión acalorada puntual. Son actos reiterados en el tiempo cometidos por un hijo o hija con la intención de dañar física o psicológicamente a sus padres. Se puede diferenciar entre distintos tipos:

  • Abuso físico: golpes, empujones, bofetadas, escupir, lanzar o romper cosas… etc.
  • Abuso psicológico: intimidación, vejación, atemorizar, insultar o injuriar y calumniar. Aquí podría entrar también el abuso emocional con el que los hijos intentan chantajear a sus padres o hacerles creer que están locos y no valen nada.

Lamentablemente, muchos padres tienen que sufrir este tipo de abusos, ya sea cuando sus hijos son adolescentes o mucho más adelante, cuando se encuentran en la vejez.

El Tribunal Supremo se pronuncia al respecto

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha sentado precedentes dando la razón a los progenitores maltratados. Uno de los últimos casos supuso un punto de inflexión en mayo de este mismo año. Entonces, el Supremo ratificó la sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya que fallaba a favor de una madre que plasmó en el testamento como última voluntad desheredar a dos de sus hijos alegando menosprecio y abandono.

Los hijos afectados protestaron al respecto llevando el tema a juicio. La mujer manifestó que había soportado insultos y calumnias además de asegurar que sus hijos la habían dejado desatendida y desamparada a pesar de padecer una enfermedad crónica que la había postrado en silla de ruedas.

Algunas Comunidades Autónomas como Cataluña o País Vasco han iniciado reformas en el Código Civil propio que contemplan el maltrato psicológico como causa legítima para desheredar a un hijo. Eso sí, para que se aprecie esta causa de deshederación deberá estar reflejada y justificada en el testamento.

Una interpretación extensiva del artículo 853

Así pues, el Tribunal Supremo decidió hacer una reinterpretación de lo que recoge el Código Civil en el artículo 853 donde establece como causas de legítima desheredación:

1ª. Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda.

2ª. Haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra.

Es en esta segunda causa en la que se ampara, equiparando el maltrato psicológico como una modalidad del “maltrato de obra”.

Por su parte, el desheredado podrá impugnar el testamento por “desheredación injusta” pero entonces debe demostrar que la causa no existe. El resto de herederos y/o los progenitores deberán acreditar que dicho maltrato psicológico efectivamente se produjo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro