Declaración renta

Declaración de la Renta en tiempos de Coronavirus

Intentamos resolverte las preguntas más habituales que puedes hacerte y sobre todo, no te olvides de revisar tu borrador antes de confirmarlo
Erika Parlon
Erika Parlon

Como todos sabemos, la crisis del Covid-19 no impide que la campaña de la Renta siga adelante con el calendario tal como estaba previsto. Desde el 1 de abril y hasta el próximo 30 de junio, todos los asalariados y los autónomos (persona física) deberán rendir cuentas con la Agencia Tributaria.

No cabe duda que se trata de una declaración de la Renta que transcurre en unas circunstancias muy especiales. Nuestro país está en Estado de Alarma y nosotros en confinamiento. Por lo tanto, la única manera de presentarla será a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria o mediante su plan ‘Te llamamos’, ya que los oficinas están cerradas (no darán cita presencial hasta el 13 de mayo).

Ahora bien, antes de entrar a la web de Hacienda y confirmar rápidamente, tu borrador; te aconsejamos que lo revises. Aprovecha ahora que estás en casa y tienes más tiempo libre para revisarlo con detalle, ya que tan sólo es una propuesta. Por lo tanto, puede que no tenga en cuenta cambios en tu situación personal o familiar (si te has casado, has tenido un hijo, te has divorciado, etc.). Además, también puede contener datos erróneos respecto a aportaciones, así como no incluir deducciones autonómicas a las que te puedes acoger.

Te recordamos que una vez presentada la declaración, eres el único responsable de los datos comunicados, y, si posteriormente se detecta un error u omisión en los mismos, podrías incurrir en una infracción tributaria y recibir una sanción por ello. ¡Así que mucho cuidado!

Dicho esto, queremos darte respuesta o como mínimo intentarlo, a las principales dudas o preguntas que suelen surgirte sobre la declaración de la Renta y más ahora que estamos en tiempos de crisis.

¿Han ampliado los plazos para presentar la declaración?

A pesar de situación actual, por el momento las obligaciones de presentar los impuestos siguen vigentes en los mismos plazos. Pero, si quieres un consejo en estos tiempos difíciles; una vez revises el borrador, en caso de salirte a devolver; no tardes demasiado en confirmarlo, ya que, así podrás cobrar lo antes posible. En cambio, si te sale a pagar mejor apurar el plazo de presentación y solicitar el fraccionamiento en dos plazos sin intereses (tienes de tiempo hasta el 27 de junio).

Si presento pronto la declaración, ¿me ingresarán antes la devolución?

Generalmente cuanto antes la presentes, antes cobras. No obstante, no es una regla exacta. Es decir, a veces no va tan rápido, sobre todo en aquellos casos en los que alguno de los datos declarados tiene que contrastarse con terceros como alquileres, compraventas, etc., o si Hacienda decide revisar tu declaración, que a veces pasa.

¿Qué ocurre si tengo dos pagadores en un mismo año?, ¿me saldrá a pagar?

Seguramente sí, dado que el impuesto es progresivo, lo que quiere decir que a mayor salario mayor es el tipo impositivo. En el caso de tener dos pagadores durante el año, es decir, dos salarios, las retenciones practicadas a cada uno de ellos sólo tienen en cuenta el total anual de cada salario. Sin embargo, cuando presentas la declaración con la suma de los dos salarios, el tipo impositivo resultante es mayor, de modo que las entregas a cuenta de las retenciones son habitualmente insuficientes y el resultado de la declaración suele salir a pagar.

Por norma general, tienes obligación de declarar si tus ingresos anuales, de único pagador, son iguales o superiores a la cifra de 22.000 euros. En el caso de tener dos o más pagadores, el límite baja a los 14.000 euros.

Si estuve parado a mitad de año, ¿debo presentarla?

Si la situación de paro implica el cobro de la correspondiente prestación por desempleo y se superan los límites de ingresos anuales que obligan a declarar, sí que tendrás que presentar la declaración. Además, muy probablemente esta resultará a pagar porque dichas prestaciones no están sujetas a retención, de modo que tendrás dos pagadores y las cantidades retenidas a cuenta durante el año no habrán sido suficientes.

¿Si no llego al mínimo obligatorio es mejor que no la haga?

Siempre es aconsejable hacer la simulación del cálculo para tomar esa decisión, ya que el resultado podría ser a devolver y, de esta forma, recuperarías un dinero que te corresponde.

¿Qué pasa con el alquiler?

Si eres inquilino, debes declarar los datos del inmueble y del importe anual del alquiler, ya que Hacienda comparará tus datos con los declarados por los propietarios para detectar discrepancias. Además, en algunas comunidades autónomas existen deducciones por el alquiler de la vivienda habitual, de modo que tienes que comprobar si existen en nuestro caso y aplicarlas.

En cambio, en caso de ser propietarios de un inmueble y lo tenemos en alquiler, estamos obligados a declarar los rendimientos percibidos de manera expresa, ya que Hacienda desconoce esa información.

Si solicito el borrador, ¿ya estoy obligado a presentar la declaración de la renta?

No hay ninguna obligación, por eso siempre se debe solicitar el borrador y comprobar el resultado de la declaración. De tal manera que en el caso de que resulte a devolver, podrás pedir la devolución a pesar de que no estuvieras obligado a presentar la declaración.

Si creo que a Hacienda no le consta un inmueble de mi propiedad en su registro de datos, ¿es mejor dejarlo así?

Nunca. Cualquier fallo u omisión que contenga el borrador debes subsanarlo. La razón es que el hecho de que falte un dato en un borrador o que esté equivocado no quiere decir que Hacienda no tenga medios para averiguarlo y rectificar posteriormente la declaración. De hecho, ¿sabías que la Agencia Tributaria tiene cuatro años para revisar las declaraciones? Por lo tanto, puede subsanar cualquier fallo u omisión y hacer liquidaciones complementarias e, incluso, iniciar procedimientos sancionadores.

¿Si estoy casado es mejor hacerla conjunta o individual?

En el caso de los matrimonios, siempre se debe calcular y comparar el resultado de la declaración de ambos cónyuges de manera individual y conjunta para saber cuál es la más favorable. Normalmente, resulta más favorable la declaración conjunta cuando uno de los dos cónyuges no tiene rendimientos, mientras que suele resultar más favorable la modalidad individual cuando ambos cónyuges trabajan. Sí sois pareja de hecho no se puede presentar una declaración conjunta, sólo los matrimonios.

¿Y si no pago qué ocurre?

Si no ingresas en plazo la cuota del impuesto, Hacienda te reclamará su cobro en vía ejecutiva, lo que significa añadirle el pago de recargos (del 5 % al 20 % de la deuda) e intereses de demora, que irán en aumento a medida que vaya pasando el tiempo sin haber pagado.

Por lo tanto, no hagas tonterías, porque lo pagarás caro. En caso de que te salga a pagar, puedes fraccionarla en dos veces y sin intereses.

Además, no padezcas porque este año seguro que te saldrá a devolver. Según datos de Hacienda, alrededor de un 70% de los 20 millones de contribuyentes se beneficiarán de devoluciones. Una buena noticia, pues servirá para dará un poco de oxígeno, tanto a trabajadores asalariados como autónomos que están sufriendo las graves consecuencias económicas de esta crisis.

Finalmente, en caso de dudas sobre tu borrador de la declaración, te recomendamos que te pongas en contacto con tu mediador de confianza. Profesionales como ellos, sabrán asesorarte y resolver tus preguntas.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar