David vence a Goliat

Tres ciudadanos de Huesca consiguen una victoria judicial ante la aerolínea Ryanair porque no respetó el seguro de viaje

La controvertida compañía aérea Ryanair ha sido condenada a devolver el dinero del seguro a tres ciudadanos de Huesca después de que una de ellos, abogada de profesión, decidiera llevar a juicio a la aerolínea por un delito de enriquecimiento injusto. Los hechos denunciados sucedieron en octubre de 2017 cuando los tres oscenses (la demandante, su hijo y su hermana) adquirieron unos billetes para volar desde Barcelona a Dublín. Tuvieron mala suerte porque la fecha del viaje coincidió con las cancelaciones de miles de vuelos que Ryanair decretó en otoño pasado por escasez de plantilla. La decisión de la compañía colapsó el espacio aéreo europeo y afectó a casi medio millón de pasajeros. La demandante y los otros dos afectados contrataron, en el mismo momento de comprar el billete, un seguro adicional de 20 euros para cubrir posibles incidencias durante el viaje. Ryanair canceló el vuelo y les devolvió la cantidad correspondiente al billete aéreo, pero no hizo lo mismo con el dinero correspondiente al seguro individual contratado.

Después de recibir la negativa de la compañía, la demandante recurrió a los tribunales. La jueza del Juzgado de lo Mercantil número 3 de Huesca acaba de fallar a su favor y ha condenado a Ryanair a devolver el dinero abonado, un total de 60 euros (20 por cada uno de los tres seguros), y a hacerse cargo de las costas procesales. La sentencia explica que condena a la aerolínea por enriquecimiento ilícito al considerar abusiva una cláusula que contempla la no devolución de la prima de seguro por un servicio no prestado por decisión de la propia entidad. La jueza añade que la redacción de los términos generales y condiciones de transportes de Ryanair no es clara. Sin embargo, la sentencia no obliga a Ryanair a devolver las primas de seguro a los otros pasajeros afectados por la cancelación.

La compensación conseguida parece mínima comparada con todo el tiempo invertido y los quebraderos de cabeza inherentes a cualquier lucha judicial, pero es una victoria simbólica que ejemplifica que reclamar a veces tiene recompensa.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro