Hijo recién nacido

¿Cubre mi seguro de salud a mi hij@ recién nacid@?

Lo más recomendable es incluir a vuestros pequeños en la póliza de salud familiar
Erika Parlon
Erika Parlon

Disponer de una habitación privada para estar a solas con tu familia, elegir el ginecólogo que te atienda en el parto… Son sólo algunas de las ventajas de dar a luz en un hospital privado. Por eso, cada vez más mujeres optan por la sanidad privada cuando llega este gran momento.

Pero, una de las dudas que suele surgir es: ¿qué ocurre con el recién nacido? ¿Está cubierto por el seguro de salud, en el momento de nacer? Generalmente, las aseguradoras proporcionan cuidados médicos a los bebés durante un tiempo mínimo que varía en función de cada compañía: las 24 primeras horas, los días que el niño está en el hospital junto a la madre o, incluso, los primeros 30 días de vida.

Eso sí, hay un aspecto imprescindible para que la aseguradora cubra la atención sanitaria al recién nacido: que la madre haya dado a luz haciendo uso de su seguro de salud. Además, en la mayoría de casos, si la mamá no tiene ninguna carencia vigente, el bebé tampoco las tendrá.

Así pues, papás y mamás primerizos podéis estar tranquilos porque, vuestro hijo o hija de entrada, va a estar cubierto. En todo caso, es importante que antes de tener al bebé en vuestros brazos, os informéis de los plazos que establece vuestro contrato de seguro; así como también de las posibles exclusiones que pueda incluir. Como, por ejemplo, la permanencia del neonato en incubadora o cuidados intensivos. Así os evitaréis sorpresas de mal gusto e iréis sobreseguros.

Ahora bien, si queréis que vuestro hijo/a tenga acceso a una red sanitaria privada completa, lo más recomendable es incluirle en el seguro familiar, lo antes posible. Habitualmente, con una sola llamada desde el hospital es suficiente. Un aspecto que también debéis tener en cuenta es que muchas compañías establecen un máximo de 30 días tras el nacimiento para incluir al bebé. Por otra parte, algunas aseguradoras también permiten hacer una especie de preinscripción del niño/a antes de nacer.

El seguro de salud, un gran aliado en el cuidado de vuestros hijos

Sin duda que vuestros pequeños estén asegurados es fundamental, porque durante los primeros años de vida, las visitas a la consulta del médico son muy frecuentes. Y no sólo porque los niñ@s suelen ser más propensos a caer enfermos, sino porque tienen establecido un calendario de vacunas y de revisiones.

Como sabemos, el profesional encargado de atender a los niñ@s durante la infancia y buena parte de la adolescencia es el pediatra. Por eso, la pediatría, junto con la puericultura, es una de las especialidades incluidas en un seguro de salud dirigido a menores.

Es más, a la hora de contratar un seguro de salud para vuestro hijo/a es esencial que comprobéis si incluye un cuadro médico formado por un gran número de pediatras entre los que elegir libremente a cual acudir. Igual de importante para los padres es contar con una póliza que ofrezca atención pediátrica telefónica las 24 horas para poder realizar consultas.

Distintas formas de asegurar a vuestros peques

Seguros de Salud familiar. Como hemos comentado anteriormente, es una excelente opción. Prácticamente, la totalidad de las aseguradoras dan la posibilidad de incluir a los niños en la póliza de los padres. De hecho, hay compañías que sólo permiten asegurar a los menores si van acompañados en el seguro por alguno de sus progenitores.

Además, muchas aseguradoras ofrecen descuentos en el importe de la prima de cada uno de los familiares que incluya un asegurado en su seguro. Por ejemplo, añadir a un hijo en la póliza de salud puede suponer un descuento de entre el 10 y 15% sobre el precio final.

Seguros de Salud para niños. En el mercado, también hay productos que se han creado específicamente para los más pequeños de la casa. Este tipo de seguros suelen contar con un cuadro médico diseñado para niños, formado no sólo por una amplia red de pediatras sino también por otros especialistas a los que es probable que tengan que acudir en alguna ocasión. Desde otorrinolaringólogos y oftalmólogos hasta otras especialidades como logopedia, foniatría y psicología, así como diversos exámenes específicos de salud infantil.

Además de ofrecer el acceso a un cuadro médico de profesionales especializados en la infancia, también pueden ofrecer otro tipo de prestaciones como: descuentos en ludotecas, talleres o campamentos educativos, así como clases de natación para bebés, etc.

Como veis opciones hay muchas. Por eso, si tenéis dudas sobre cuál es el mejor seguro para vuestros pequeños, os recomendamos que os pongáis en las manos expertas de vuestro mediador de confianza. De esta forma, podrá explicaros y aclarar todas vuestras dudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar