Cuatro multas sin mover el coche

Mantener nuestro vehículo en buen estado ayuda a evitarlas

Según la DGT, las sanciones más comunes en España son las de exceso de velocidad, conducir con el móvil al volante, estar bajo los efectos del alcohol, saltarse un semáforo u otra señal de tráfico, o aparcar indebidamente en la vía pública.

Todos los conductores somos conscientes de que nos pueden multar por cometer este tipo de infracciones. Ahora bien, ten cuidado porque tal como nos advierten los expertos de ARAG: “existen un tipo de sanciones que nos pueden coger desprevenidos; las que nos pueden poner sin que ni siquiera hayamos arrancado el coche”. La buena noticia es que las podemos evitar, si las conocemos y mantenemos adecuadamente nuestro vehículo.

Según ARAG estas son las cuatro multas más comunes que pueden ponerte sin haber movido el coche:

  • No contar con un seguro. Aunque nuestro coche esté aparcado en la calle y no lo utilicemos, es importante que tengamos en cuenta que siempre debe estar asegurado. No contar con un seguro puede suponernos una multa de hasta 3.005 euros.
  • Tener la ITV caducada. Si nuestro choche está en la vía pública y tiene la ITV caducada, también nos pueden sancionar con 200 €. Asimismo, si el vehículo no presenta las condiciones técnicas necesarias para no poner en peligro la seguridad vial, la sanción aumentará a 500 €, pues se entenderá como una infracción muy grave.
  • Placas de la matrícula ilegibles. En el supuesto en que las placas de la matrícula de nuestro coche están muy sucias hasta el punto que el agente no las pueda verificar; se nos podría aplicar una sanción de 200 euros.
  • Demasiado tiempo aparcado en el mismo sitio. Cada municipio regula el tiempo máximo que podemos tener el coche estacionado en un mismo sitio si moverlo. Si sobrepasamos este tiempo, nos podrían sancionar e incluso retirarlo de la vía. Además, si nuestro vehículo está más de un mes en el mismo lugar y presenta desperfectos que impiden su desplazamiento se podría entender que está abandonado y, de nuevo, sancionarnos.

En definitiva, conducir es una actividad que requiere responsabilidad. Por eso, debemos ser prudentes y respetar las normas de circulación para garantizar la seguridad de todos. Mantener tu coche en buen estado y contar con un seguro de coche adecuado también es fundamental. Si tienes cualquier duda, consulta con expertos como los mediadores de ARAG para tomar la decisión más acertada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro