Ahorro y jubilación

Cuatro conceptos básicos para contratar un plan de pensiones

Os explicamos brevemente los beneficios de este tipo de productos financieros y cuáles son los aspectos clave que tendrás que considerar para escoger el más adecuado en tu caso.
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo

Los planes de pensiones son productos de ahorro a largo plazo. Por ello, han sido diseñados como un complemento monetario extra en el momento de la jubilación.

Ventajas

Más allá del beneficio evidente de contar con unos ingresos extraordinarios en el momento de nuestro retiro, los planes de pensiones tienen otra cualidad añadida: su beneficioso tratamiento fiscal, ya que permiten reducir la base imponible de la declaración de la renta.

Pero no es la única ventaja. Este es un producto de ahorro que se caracteriza por su flexibilidad. Esto se traduce en que, como cliente, podemos decidir tanto qué cantidad vamos aportando como su periodicidad, es decir cada cuanto tiempo lo hacemos.

Además, en su vertiente aseguradora, los planes de pensiones te garantizan parte o el total de tu inversión (cuidado, porque no en todos los planes de pensiones está garantizada la inversión que vayas haciendo), por lo que este tipo de productos de ahorro, además, puede proporcionarte una seguridad que otros productos financieros no te darán.

¿Cómo elijo el más adecuado para mí?

Lo primero que hay que saber es que no hay una edad óptima para contratar un plan de pensiones y empezar a ‘hacer un colchón’ para nuestro retiro. Los expertos coinciden que, como en cualquier tipo de ahorro, “cuanto antes, mejor”. Sin embargo, lo que sí hay que tener en cuenta es que hay que contar con una cierta capacidad de ahorro, de forma que podamos extraer las máximas ventajas fiscales de nuestras aportaciones. Una vez dicho esto, hay que analizar las siguientes circunstancias personales:

  • Perfil inversor: este perfil vendrá determinado por nuestra edad, el volumen de nuestros ingresos y el nivel de riesgo que queremos asumir. Por ejemplo, los perfiles de riesgo más altos (que, normalmente, se vinculan a rentabilidades más elevadas pero también a una mayor posibilidad de perder parte de nuestro dinero) suelen darse en personas más jóvenes. Si estamos próximos a nuestra jubilación, mejor optar por riesgos y rentabilidades más bajas, pero más seguras.
  • Conocer bien la oferta: el mercado está lleno de opciones. Es fundamental elegir un buen compañero en este viaje del ahorro: una compañía solvente, un mediador experto, que nos aconseje y nos informe bien sobre las opciones a nuestro alcance, para cuidar bien nuestro dinero y rentabilizarlo al máximo.
  • Revisar las condiciones y las rentabilidades: es necesario revisar cada cierto tiempo la rentabilidad de nuestros ahorro ya que un cambio de nuestra situación personal o del mercado pueden hacer aconsejable mover nuestro dinero. Para este punto, de nuevo nos será muy útil contar con un asesor especializado y de confianza. Los planes de pensiones permiten ciertos cambios y traspasos sin perder ventajas fiscales ni rentabilidad, siempre que se hagan bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Residencia para mayores

Aspectos clave para elegir la mejor residencia para nuestros mayores

El servicio, la localización y el precio son tres cuestiones fundamentales a la hora de decantarnos por un centro geriátrico u otro. Además, también puede ser de gran ayuda contar con productos específicos para la tercera edad como el seguro de dependencia, entre otros.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.