Reformas hogar

Cuatro aspectos a tener en cuenta si reformas tu casa

Informarse y solicitar varios presupuestos, algunos de los pasos previos fundamentales
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

¿Cuántas veces has dicho voy a reformar mi casa y al final no lo has hecho? Como dice el refrán, ‘del dicho al hecho hay un trecho’… A veces, no damos el paso por motivos económicos, por falta de tiempo, por evitarnos dolores de cabeza… Pero, no siempre es tan complicado como parece. Es decir, no hace falta que hagas una reforma integral, a veces con pequeñas mejoras conseguimos darle un aire nuevo a nuestro hogar.

Seguramente, si te estás planteando hacer obras en tu vivienda, estarás al día de las tendencias que se llevan ahora. Si es el caso, probablemente te habrás dado cuenta que las casas inteligentes –en las cuales hay un gran protagonismo de elementos de domótica-, y los llamados espacios abiertos –como la cocina y el comedor juntos- están de moda.

Otros de los elementos estrella en las reformas domésticas son: las ventanas aislantes, ya que tienen una triple ventaja: el ahorro energético, la reducción de ruidos y la mejora de estética. También, la instalación de baños tipo suite en las habitaciones; orientar las estancias hacia la luz solar –especialmente el comedor, el salón y la cocina-; cambiar los suelos para que den más claridad con materiales como el parqué, las tarimas laminadas o el vinilo, entre otros.

Ahora bien antes de hacer mejoras en tu hogar, debes tener en cuenta estos 4 aspectos básicos:

Infórmate sobre los trámites

Si es una pequeña obra o mejora no hace falta. Pero, si vas a hacer una reforma a lo grande, que afecte a la estructura del edificio o a la fachada, tendrás que pedir una licencia de obra en el ayuntamiento. Este documento puede tardar de uno a tres meses, pero empezar la obra sin él puede acarrearte una cuantiosa multa.

Solicita varios presupuestos

Si ya tienes claro lo que quieres cambiar: baño, cocina, suelo o ventanas… Lo siguiente es que tengas sobre la mesa varios presupuestos para poder comparar precios. En algunos casos, tu seguro de hogar puede proporcionarte estos servicios, con tarifas especiales. Si tienes dudas, ponte en contacto con tu corredor para que te informe.

En cualquier caso, el presupuesto de la obra debe ser claro e incluir todas las partidas, especificando los materiales que se van a utilizar y las horas de mano de obra necesarias. Si es posible, intenta cerrar un precio final en el contrato. Es la mejor manera de que la factura no se eleve demasiado respecto al presupuesto aceptado.

Elige la mejor época para reformar

¿Sabías que los meses de otoño y primavera son los mejores para hacer una reforma? Generalmente, debes evitar ponerte manos a la obra en vacaciones. Es decir, ni en navidad, semana santa o verano. Muchas empresas cierran durante esos días y eso puede retrasar la obra. Existe una especie de tradición de hacer reformas en meses veraniegos como julio o agosto. Pero, debes saber que no es una buena elección, porque en esta época del año -las temperaturas son muy elevadas-; con lo cual, el cemento, la pintura o el yeso se secan peor y pueden agrietarse.

Mejor en buenas manos

Dependiendo de a quien contrates la obra saldrá mejor o peor y el presupuesto, lógicamente también, puede variar. Pero si no quieres equivocarte y lamentar después, lo mejor es que te pongas en contacto con profesionales. A través de tu seguro de hogar también puedes encontrar a los mejores especialistas y a precios más competitivos.

Finalmente, si realizas una reforma integral de tu vivienda, es conveniente que contactes con tu corredor para informarle de los cambios llevados a cabo. De esta forma, podrán actualizar tu póliza de tu hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

cambio horario

Ventajas y desventajas de los cambios de hora

Llega el segundo cambio de hora del año. Te recordamos: la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25 toca ajustar relojes. El cambio consiste en que las 3 de la madrugada pasarán a ser las 2, por lo que dispondremos de una hora más de sueño.