Coronavirus Makers 3D

Coronavirus Makers, solidaridad y tecnología 3D en la lucha contra el coronavirus

Más de 13.000 voluntarios producen pantallas de protección y otros productos sanitarios con impresoras y sin salir de casa
Erika Parlon
Erika Parlon

En momentos de crisis como el actual surgen iniciativas solidarias para ayudar a quien más lo necesita. Un claro ejemplo de ello es Coronavirus Makers, una red de voluntarios de toda España que utiliza la tecnología 3D desde sus domicilios para fabricar equipos de protección y material sanitario con el objetivo de frenar esta pandemia.

Los llamados ‘makers’, una comunidad de amantes de la tecnología inspirados por la filosofía del ‘do it yourself’, es decir, del ‘hazlo tú mismo’, dieron sus primeros pasos en Madrid, pero rápidamente se han extendido al resto de comunidades autónomas. En cuanto a la organización, los integrantes se coordinan por equipos para gestionar la creación y logística de productos necesarios para el personal sanitario frente al Covid-19, que posteriormente, distribuiyen a los principales centros hospitalarios del país.

¿Quién participa en este proyecto? Pues, hay de todo; desde médicos a ingenieros, diseñadores, encargados de logística, profesores o enfermeros, pero también instituciones como escuelas o empresas que ofrecen su tecnología, en su mayoría impresoras 3D pero también cortadoras láser, inyectores u otras herramientas.

Coordinados a través de Telegram

Mediante Telegram, través del canal @CoronavirusMakers, se forman los equipos y están constantemente en contacto. Desde esta aplicación y de su página web comparten los diseños, los modelos a descargar, la disponibilidad de materiales, impresoras, transportes… Es decir, se organizan para crear mascarillas, máscaras, respiradores, cabinas… Y además, en un tiempo récord para poderlas poner a disposición de hospitales, residencias, entre otros centros de salud.

Gracias a estar bien coordinados, pueden cumplir con su objetivo, que como ya hemos comentado es el de garantizar que el personal médico, el que está batallando en primera línea contra el virus, esté protegido y pueda trabajar con seguridad. A día de hoy, iniciativas de este tipo son más que necesarias, teniendo en cuenta que el sistema sanitario se ha visto desbordado con 3.475 profesionales sanitarios contagiados -según los últimos datos-; además de la escasez de algunos productos fundamentales para atender a los pacientes más graves, como por ejemplo, los respiradores.

Precisamente esta situación es la que hizo que los ‘makers’ se pusieran manos a la obra, convirtiendo sus casas en auténticos centros de fabricación de todo tipo de material sanitario y de equipos de protección (EPIs). El primer producto que empezaron a fabricar son las pantallas protectoras, siguiendo al detalle todas las normas de homologación.

¿Cómo distribuyen el material sanitario?

Una vez fabricados los soportes, el siguiente paso es distribuir el material a los distintos hospitales, algo muy complicado teniendo en cuenta las restricciones que conlleva el estado de alarma, que impiden a la población salir a la calle salvo causa justificada.

Sin embargo, los voluntarios van encontrado medios de recogida de mercancía y de distribución, a través de particulares con permisos especiales para circular, empresas de transporte o incluso la colaboración de policías locales o agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Actualmente, esta iniciativa cuenta con más de 13.000 voluntarios. Uno de ellos es Javier Pérez, Frontend Developer en Accenture España, que a través de su perfil de LinkedIn comenta lo que le llevó a sumarse a esta comunidad tecnológica solidaria: “Todo comenzó la noche del jueves al viernes leyendo un tweet de @Jessi_Redrado. Ella pertenece a la comunidad de Women Tech Makers de Zaragoza y en su hilo contaba cómo estaban imprimiendo EPIs para los equipos sanitarios de allí. No sé hasta qué punto es consciente pero ese simple hilo encendió la mecha y nos inspiró a un montón de voluntarios a imitarla y colaborar con esta iniciativa”.

Tras leer este tweet: “Ahí estaba yo, con la recién estrenada impresora Ender 3 PRO que había montado para los alumnos del cole y que lamentablemente, cuando íbamos a llevarla al cole, estalló la crisis del COVID-19. Así que decidí imprimir los primeros diseños y lanzarme a colaborar. No sabía quién haría uso de ellos, ni cómo iban a llegar a su destino pero tampoco me importaba. Mi objetivo era crear la mayor cantidad posible de protectores y aportar así mi pequeño granito de arena con esta iniciativa”, explica Pérez.

Similar ocurrió en el caso de Guillermo Martínez al frente de laONG Ayúdame 3D’: “Nos metimos en la comunidad de Coronavirus Makers, para intentar desarrollar soluciones desde la tecnología. Desde ‘Ayúdame 3D’ hemos enviado nuestras máscaras a pequeños centros, como residencias de mayores y farmacias”.

Estos dos testimonios resumen la importante labor que en estos momentos están desarrollando miles de voluntarios. En definitiva, iniciativas tan altruistas y solidarias como la de Coronavirus Makers demuestran una vez más, que situaciones tan drásticas como la que estamos viviendo, consiguen sacar lo mejor de nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar