Consejos para viajar en días de huelga y no morir en el intento

El verano es la época del año más propicia para que se convoquen paros de diversos colectivos en los aeropuertos

Ya es un clásico de cada año. Cuando se acerca el verano, diversos colectivos que trabajan en los aeropuertos eligen esta época como la adecuada para negociar con la empresa los detalles del convenio colectivo o de cualquier otro tema pendiente. El desenlace casi siempre se sabe con antelación porque se repite a menudo, al igual que la sucesión de etapas anteriores a ese desenlace: inicio de las negociaciones, amenaza de huelga, convocatoria de huelga, huelga y acuerdo. Y durante todo ese proceso, miles de viajeros se ven afectados negativamente. Este verano ya se ha vivido la huelga de controladores franceses y una convocatoria de huelga del personal de unas aerolíneas españolas.

Para cuando nos encontremos con dificultades, vale la pena tener en mente algunos consejos útiles para afrontar la situación.

  • El pasajero tiene en la mayor parte de los casos derecho a percibir una indemnización. No hay derecho a indemnización si la aerolínea avisa de la cancelación de un vuelo con dos semanas de antelación; si avisa entre una y dos semanas antes , pero ofrece un transporte alternativo; o si avisa con una semana de antelación, pero ofrece un transporte alternativo que sale a la misma hora (con un retraso máximo de una hora) y llega a la misma hora (con un retraso máximo de dos horas). Si la compañía no avisa en estos plazos, deberá pagar un máximo de 600 euros. La cantidad se calcula en función de los kilómetros de viaje y del retraso acumulado. También deberá pagar el precio del billete y, en el caso de un ida / vuelta, tendrá que facilitar un medio de transporte para regresar al punto de partida si fuese necesario.
  • Al margen de la indemnización en dinero, durante el proceso el viajero tiene derecho a otras cosas. Por ejemplo, a comer a costa de la aerolínea mientras dura la espera y en función de las características del vuelo (kilometraje, duración del retraso, cancelación…) Evidentemente, si es necesario esperar al día siguiente para volar, la compañía deberá proveer de una habitación de hotel y de la correspondiente cena.
  • Si las circunstancias lo permiten, podemos estudiar solicitar una indemnización por otros conceptos como daños morales o lucro cesante (dinero que hemos dejado de ganar por culpa de esta incidencia en el aeropuerto. Para ello hay que contratar un abogado y facilitarle el máximo número de documentos posible para poder probar el perjuicio que hemos sufrido).

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro