Consejos para una conducción segura en invierno

Antes y durante el viaje es importante tener en cuenta ciertos aspectos

Viento, frío, lluvia, nieve, hielo… Conducir en invierno comporta toda una serie de riesgos. Por eso, es importante adaptar nuestra forma de conducir y tener en cuenta toda una serie de recomendaciones antes de emprender la marcha y durante el viaje. De esta forma, evitaremos posibles accidentes.

Tal y como señala la DGT, alrededor del 30% de los fallecidos y de los heridos hospitalizados se producen en invierno, siendo la lluvia y la niebla los fenómenos meteorológicos que provocan más siniestros.

Por lo tanto, si vas a viajar próximamente antes de salir a carretera, debes revisar todo aquello que pueda poner en riesgo tu seguridad.

Antes de iniciar el viaje

Es recomendable hacer una puesta a punto invernal del vehículo. La cual debe incluir una revisión de los siguientes elementos:

  • Sistema de climatización.No sólo para que la calefacción mantenga una temperatura adecuada en el habitáculo, también para controlar el empañado de los cristales.
  • Neumáticos de invierno. Ya son obligatorios en un gran número de países europeos, ya que es más que recomendable para conducir más seguros en esta época del año. La profundidad mínima del dibujo debe ser de 1,6 mm. Además, debes comprobar también la presión.
  • Sistema de luces. Conviene revisar la regulación de las luces para aprovechar al máximo la parábola luminosa que crean sin deslumbrar a los demás conductores. Recuerda también que es recomendable ponerlas de día.
  • Limpiaparabrisas. Además de descongelar el parabrisas, asegúrate también que están en condiciones de barrer toda la superficie del cristal delantero —y también del trasero—, ante la lluvia o el efecto “spray” de los vehículos que circulan delante. Si tienes que rellenar líquido, hazlo con un producto especial anticongelante.
  • Nivel de los líquidos del coche. Presta especial atención al anticongelante para que te asegure que el motor soporte sin problemas las bajas temperaturas.
  • Batería. El invierno exige más a la batería del vehículo. Por lo que es necesario que te asegures de su buen estado, especialmente en esta época.
  • Frenos y dirección. Realiza un mantenimiento periódico del automóvil y ponte en manos de profesionales para que comprueben las pastillas, los discos de freno y el buen estado de la dirección.
  • Cadenas de nieve.En invierno las cadenas de nieve siempre deben ir en el maletero. Podemos usar cadenas de nieve tradicionales o cadenas textiles pero debemos saber cómo instalarlas.
  • Durante el viaje.

Durante el viaje

Tampoco debes olvidar algunas consideraciones generales que se deben tomar mientras conducimos en condiciones meteorológicas más adversas:

  • Aumentar la distancia de seguridad. En caso de lluvia, niebla, hielo o nieve existe más riesgo de sufrir un accidente por lo que debemos prever situaciones de peligro con el tiempo suficiente.
  • Reducir la velocidad y circular en marchas largas. Así, cuando la calzada esté deslizante, perdemos menos adherencia al traccionar. Al arrancar, es conveniente hacerlo en segunda siempre que sea posible.
  • Aumentar el número de paradas. La conducción en invierno produce mayor tensión y más fatiga, por lo que debemos parar con mayor frecuencia para hidratarnos e incluso estirar, especialmente en viajes largos.
  • Mucho cuidado al realizar adelantamientos. Ya que el comportamiento de los conductores puede resultar más impredecible.
  • Conducir con nieve. Además de instalar las cadenas en el coche, si conduces con nieve es importante evitar frenadas y maniobras bruscas, reducir la velocidad en curvas o zonas inclinadas y mantener una distancia de seguridad mayor a la habitual. En caso de avería o retención, es importante que economices el combustible, por si te ves obligado a estar inmovilizado durante un tiempo.

La asistencia en viaje, una cobertura clave

Otro aspecto fundamental es revisar las condiciones del seguro de tu coche, sobre todo porque la asistencia en viaje de tu póliza puede contar con ciertas limitaciones. Cerciórate de que se trata de una asistencia rápida y que siempre sea desde el kilómetro cero (distancia que se mide desde el domicilio). Es importante averiguarlo, porque son muchas las compañías que imponen una distancia mínima.

No obstante, cabe señalar que algunas aseguradoras carecen de estas restricciones e incluso, ofrecen la opción de llevarte a tu destino si tu coche se queda varado a medio camino, te facilitan un automóvil de sustitución, etc.

En definitiva, cabe comentar que la mayoría de seguros básicos incluyen prestaciones para el coche, mientras que las más completas cuentan incluso con atención a los pasajeros. En caso de tener dudas acerca de las coberturas del seguro de tu coche, te recomendamos que te pongas en contacto con tu mediador de confianza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro