Consejos para ahorrar dinero en una mudanza

Planifica y solicita presupuestos para que tu traslado sea más económico

 

¿Estás planeando mudarte? ¿No sabes por dónde empezar? Sin duda, hacer una mudanza es todo un quebradero de cabeza… Ahora bien, si no quieres pagar una fortuna es importante que tengas en cuenta toda una serie de aspectos. Como por ejemplo, los relacionados con la planificación, la solicitud de varios presupuestos, la estacionalidad, entre muchos otros.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el 10% de los españoles gasta más de lo que esperaba en una mudanza. En nuestro país el gasto medio suele situarse entre los 600 y 900 €. ¿Pero, es posible ahorrar dinero? Te damos algunos consejos para que reduzcas el gasto en esta partida:

 

Planea tu mudanza con antelación. Una de las claves para realizar traslados más económicos, es ser organizado y empezar a prepararse con suficiente tiempo de antelación. Como mínimo, te recomendamos que empieces a preparar tu mudanza con dos meses de antelación. De esta manera, tendrás tiempo suficiente para decidir si quieres realizar la mudanza tú mismo o bien, si prefieres contar con los servicios de una empresa de mudanzas. Otro aspecto importante a tener en cuenta en este período previo, es comprobar si tu seguro de hogar cubre el supuesto de mudanza, o si te daría esa cobertura. También, puedes plantearte contratar un seguro de daños, en caso de no tenerlo.

Solicita varios presupuestos. Es muy importante que, antes de decidirte por una empresa de mudanzas en concreto, hayas solicitado varios presupuestos bien detallados. Cada empresa te ofrecerá su presupuesto con condiciones y términos diferentes. Infórmate bien y elige la mejor oferta. Algunas empresas son más flexibles y agrupan varias mudanzas, lo cual permite un ahorro en kilometraje. Una vez te decidas por una de las compañías, solicítale una copia del contrato, donde deberán incluirse todas las condiciones de la mudanza: fecha, hora y lugar de recogida de las mercancías, dirección de destino, detalle de los servicios contratados. También, es recomendable pactar con la empresa indemnizaciones para casos concretos como anulación o aplazamiento del servicio.

Ten en cuenta la estacionalidad. El negocio de las mudanzas es muy estacional y en determinados periodos del año los precios de las mismas se disparan. Durante los meses de verano y las temporadas de vacaciones, la demanda para realizar mudanzas aumenta y, como consecuencia, los costes son más elevados. Por tanto, los meses más caros para mudarse suelen ser junio, julio, agosto y septiembre. Además, si envías tus pertenencias entre semana, es posible que consigas ahorrarte un dinero. Realizar una mudanza en domingo es posible, pero te cobrarán un precio adicional por este servicio. Intenta evitar principios y finales de mes, ya que los precios también suelen incrementarse.

Confecciona un inventario pormenorizado de tus pertenencias. Haz una lista detallada de los objetos que quieres llevarte y de su estado. Esto te ayudará a descartar lo que no es imprescindible en tu nuevo hogar y así podrás reducir el volumen de tu envío. Hay diversos factores que van a afectar al precio de tu mudanza, pero el volumen es uno de los más importantes.

Empaqueta tu mismo. No malgastes dinero comprando cajas de cartón; puedes conseguir cajas gratis en supermercados, negocios locales, o incluso algún amigo o conocido que haya realizado una mudanza recientemente.

Optimiza el espacio. Es importante que transportes el mínimo volumen posible. Hay algunos trucos que te permitirán transportar todos tus muebles y tus pertenencias sin tener que duplicar el volumen de tu envío. Puedes reducir los gastos en material de embalaje, minimizando el volumen. ¿Cómo? utilizando los cajones de los muebles y maletas como si fueran cajas de mudanzas. Esto es útil para guardar libros, ropa… No es aconsejable para objetos frágiles o de mucho valor.

En definitiva estos consejos te ayudarán a reducir considerablemente el coste de tu mudanza. Ahora bien, no cabe duda que la opción más económica es hacerla tu mismo. En este caso el único gasto sería el alquiler de la furgoneta y la gasolina. Y si te puede dejar el vehículo algún amigo o familiar, todavía mejor.

Finalmente, tal como indica la OCU es crucial asegurarnos que la empresa encargada de hacer nuestra mudanza esté legalmente establecida. Lo barato sale caro y para evitar problemas como la falta de puntualidad, la ineficiencia de los operarios o posibles daños en el hogar; lo mejor es contratar con compañías con un cierto reconocimiento en el sector.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro