Misión Imposible: Protocolo fantasma (Mission: Impossible – Ghost Protocol)

2011. Estados Unidos. 127 minutos. Acción.
Dirección: Brad Bird. Guión: Josh Applebaum, Andre Nemec. Música: Michael Giaccino. Reparto: Tom Cruise, Paula Patton, Jeremy Renner, Simon Pegg, Michael Nyqvist, Anil Kapoor, Léa Seydoux, Josh Holloway, Vladimir Mashkov, Tom Wilkinson, Samuli Edelmann, Ivan Shvedoff, Miraj Grbic, Ving Rhames.

Sinopsis: Cuarta entrega de la serie cinematográfica Misión imposible. El agente Ethan Hunt, acusado de un atentado terrorista con bombas contra el Kremlin, es desautorizado junto con toda la organización, al poner en marcha el Presidente el “Protocolo Fantasma”. Abandonado a su suerte y sin recursos, el objetivo de Ethan es rehabilitar el buen nombre de su agencia e impedir un nuevo ataque. Pero Ethan emprende esta misión con un equipo formado por fugitivos, cuyos motivos personales no conoce bien. (FILMAFFINITY)

Conseguir un seguro para el coche es la única Misión Imposible para Ethan Hunt

Con motivo del estreno de la última entrega de la saga, Misión Imposible, Fallout, recuperamos una escena vinculada con el mundo del seguro del final de la cuarta entrega de la serie, la primera con subtítulo, Misión Imposible IV Protocolo fantasma.

Acusado de realizar un atentado terrorista contra el Kremlin, el presidente de los Estados Unidos inicia el “Protocolo fantasma” que repudia al agente del FMI Ethan Hunt (Tom Cruise) junto con el resto de la organización. Sin poder contar con los apoyos habituales, Ethan Hunt lucha para restaurar el honor de su organización e impedir un ataque nuclear. Para complicar aún más las cosas, Ethan se ve obligado a embarcarse en esta misión junto a un equipo de compañeros fugitivos cuyos motivos personales no conoce del todo. Es precisamente uno de estos compañeros, Benji Dunn (interpretado por el inglés Simon Pegg) quien casi al final de la película comenta (tranquilos no haremos spoiler)

He oído que la compañía de seguros se niega a pagar la reparación del coche que estampaste. ¡Dicen que no cubren no sé qué caídas voluntarias desde cien metros!
Y es que como todo el mundo sabe, en las películas de la franquicia, el trasfondo y la misión en sí no importan demasiado. Ya desde la primera entrega de la saga de 1996 se cede el protagonismo a un Cruise estratosférico que ejecuta los planes más inverosímiles envueltos todos ellos de la acción más trepidante al servicio del cine como puro espectáculo. Y es en esta cuarta entrega, cuando Ethan Hunt en un parking de Hong Kong decide lanzarse al vacío dentro de un coche para conseguir detener al villano de turno (no os desvelaremos el resultado para quien todavía dude de la efectividad de nuestro héroe).
El comentario sobre el seguro del bueno de Benji acaba con las risas de todos, porque por esta vez, el seguro no juega el papel de malo que se niega a pagar el siniestro. Efectivamente el seguro no cubre los accidentes voluntarios y no hay seguro todo riesgo en todo el mundo que cubra una caída libre voluntaria de cien metros de altura. De hecho, estamos convencidos que, visto su historial, no habrá compañía de seguros en el mundo que quiera asegurar el coche del bueno de Ethan Hunt, ni en esta, ni en ninguna de las siguientes entregas que están por venir.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro