multas coche parado tiemposeguro

Conduciendo así, evitarás accidentes

Concentración, responsabilidad y algunos consejos útiles son la clave
tiemposeguro
tiemposeguro

¿Eres de los que disfruta conduciendo?, o por el contrario, ¿te estresas muchísimo y no lo haces nunca o sólo si no te queda otra? Sea como sea conducir es una actividad que requiere concentración y responsabilidad. Sin duda, hay muchos factores a tener en cuenta cuando vamos al volante, desde las condiciones meteorológicas, de la calzada, las señales de tráfico, peatones, hasta el hecho de ir acompañados por adultos o niños.

Así pues para circular seguros, nuestras mejores compañeras de viaje son la actitud, la aptitud, la paciencia, los conocimientos técnicos y legales y por supuesto, el sentido común; ese nunca puede faltar.

Pero yendo a aspectos más concretos, te ofrecemos algunos consejos muy útiles para que disfrutes de una conducción sin sobresaltos y minimices el riesgo de padecer un accidente de tráfico. Toma nota:

Antes de iniciar la marcha

Lo primero es lo primero: para conducir bien, tienes que sentarte correctamente al volante. Vale la pena que le dediques un minuto, porque ganarás y mucho en seguridad. La espalda siempre bien pegada al respaldo, estira completamente un brazo, sin separar el hombro del respaldo. Coloca el brazo estirado justo por encima del aro del volante.

Tu mano debe quedar por detrás del volante y la muñeca justo encima del aro del volante. Las piernas deben quedar algo flexionadas para llegar bien a todos los pedales. Regula bien los retrovisores y entonces, ya podrás abrocharte el cinturón de seguridad. Debes recordar la posición correcta de las manos en el volante, que como nos decían en la autoescuela, es la de las «tres menos cuarto» de las agujas de un reloj, con los dedos pulgares apoyados sobre los radios del volante.

La importancia de una buena visibilidad

La clave está en educar la vista para mirar a lo lejos y anticiparse a todo lo que pueda suceder por delante. Esto es fundamental en autopista, donde la velocidad es elevada. De esta forma, se pueden detectar frenazos a tiempo, por ejemplo, en las típicas retenciones.

Por otra parte, si sueles circular por carretera, es crucial que prestes atención a la posible incorporación repentina de vehículos como camiones, tractores o bicicletas. Siempre adecúa la velocidad a lo que puedas ver y desconfía de las curvas con poca o nula visibilidad.

Otros aspectos a tener en cuenta son la visión periférica y el ángulo muerto. En cuanto al primero es la capacidad que tenemos de ver “por el rabillo del ojo” mientras vamos conduciendo. En cuanto al temido ángulo muerto, no cabe duda que hay objetos y situaciones que se escapan de nuestro ángulo de visión. Suele pasar con las motos que a veces, cuando hacen cambios de carril no las vemos por el retrovisor, porque justo se encuentran en dicho ángulo. Los nuevos modelos de coches de hoy en día, ya incorporan un sistema que nos alerta de la presencia de objetos en esa zona, mediante alertas visuales o sonoras.

Frena correctamente

Gracias al ABS se impide que las ruedas delanteras se bloqueen por fuerte que sea la frenada. Ahora bien, no es lo mismo frenar a velocidades bajas, típicas de cuando circulamos por ciudad, que frenar para evitar una colisión en autopista a más de 120 km/h.

En situaciones así, no siempre se frena de forma correcta. Para hacerlo bien debes frenar extremadamente fuerte y dirigir el coche con el volante hacia un sitio seguro.

Evita distracciones

Los accidentes más graves a menudo son consecuencia de una distracción. Por tanto, ¡evítalas! No utilices el móvil conduciendo, ni pongas la dirección en el GPS o en el Google Maps cuando estás en marcha… El navegador siempre debes programarlo, antes de salir. Estas pequeñas cosas te evitarán más de un disgusto.

Mantén la distancia de seguridad

Es una medida muy útil para evitar colisiones por alcance y facilitar los adelantamientos de los coches que vienen por detrás de ti y que van a una velocidad superior. Sobre todo en autopistas u otras vías rápidas.

Cuidado con las  curvas

A pesar de ver la señal de tráfico de curva peligrosa a la izquierda o a la derecha, hay veces que no las tomamos de forma correcta. Lo cual, en más de una ocasión, es motivo de accidente. Te recordamos que primero debes frenar -siempre con el coche recto- y después reducir. Tras hacer el giro correctamente, podrás empezar a acelerar en la salida de la misma, al tiempo que deshaces el giro del volante.

Revisa el estado de tus neumáticos

¿Sabías que según la DGT más del 60% de los accidentes que se producen por fallos mecánicos se deben al mal estado de los neumáticos? Así pues, recuerda revisarlos con frecuencia y mantenerlos en buen estado: dibujo adecuado, buena presión, etc.

Conduce pensando en el medio ambiente

Otro aspecto interesante que también te define como buen conductor es circular siendo respetuoso con el entorno. Para ello, tendremos en cuenta algunas cuestiones básicas como: después de arrancar, ponerse en marcha enseguida suavemente, sin acelerones bruscos; procurar, en la medida de lo posible, utilizar marchas largas… En los semáforos, acelerar gradualmente y no de golpe… Tampoco te olvides de utilizar con moderación la climatización de tu coche. Tanto la calefacción como el aire acondicionado. Es decir, evita que tu coche en invierno parezca un horno y en verano, un iglú.

Además de estas recomendaciones prácticas, no salgas a la carretera sin un buen seguro de Auto. De esta forma, estarás cubierto ante cualquier percance. Si tienes dudas sobre las prestaciones o estás pensando en hacer un cambio de compañía; antes de dar el paso te aconsejamos que lo consultes con tu mediador de confianza. Así encontrarás la póliza que mejor se adapta a ti.

Deja un comentario

Te puede interesar