cómo usar la calefacción del coche

Cómo usar la calefacción del coche con el frío

Ha llegado el frío y es hora de darle a la calefacción del coche el protagonismo que se merece.
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil

Seguro que en más de una ocasión te has subido al coche en pleno invierno y tu primer acto reflejo ha sido poner la calefacción a tope. Y, para colmo, no te ha salido caliente, sino que sale aire frío y te congelas más.

Eso es porque la calefacción del coche no coge temperatura hasta que el motor no se ha calentado. Así que, no corras. Relájate y no le des vueltas a los mandos, ¡que no saldrá antes!

Con esto, hoy os traemos algunos consejos para poner bien la calefacción y no tener ningún susto.

Esperar a encenderlo

Como hemos dicho, la calefacción empieza a hacer efecto cuando el motor ya está caliente. Por eso, es imprescindible esperar a encenderla unos minutos después a empezar a circular.

Del mismo modo, nunca se debe dejar la calefacción encendida al parar el coche.

No subas la temperatura al máximo

Con los cambios de temperatura, el cristal puede verse sometido a tensiones y efectos de contracción y dilatación. Así, el contraste entre la temperatura interior y exterior, puede provocar grietas o estallidos de la luna.

La temperatura óptima es entre los 20 y 22 grados, temperatura ideal para conseguir un ambiente agradable.

Además, recuerda que, con la temperatura al máximo, ¡no quitarás el hielo de cristal!

No dirigir el aire al cristal

Lo dicho, una temperatura muy caliente, dirigida al cristal podría hacer que este estallase. Además, el calor tiende a subir, con lo cual mejor hacer que la calefacción salga por los pies. De este modo, el calor se distribuye mejor por el coche.

Si el problema es que la luna se ha empañado, prueba con esto: enciende el aire acondicionado a unos 18-20 grados. Ya verás como el vaho se irá. Pero tampoco lo hagas mucho rato, porque tener el aire acondicionado y la calefacción al mismo tiempo no solo gasta más combustible, sino que podría generar alguna avería.

Temperatura ambiente, no el Caribe

Como hemos dicho, la temperatura ideal está entre los 20-22 grados. No la subas más.

Piensa que el calor favorece la somnolencia, ya que afecta directamente a nuestro sistema nervioso y locomotor. En concreto, nos produce agotamiento y agarrotamiento a la hora de maniobrar, pudiendo provocar así accidentes.  

Asimismo, jamás de los jamases conduzcáis con guantes o abrigos. Nos hará perder el control y reducir la movilidad. Además, el abrigo impide que el cinturón realice su función exacta. 

Sabemos que con las bajas temperaturas todos queremos meternos en el coche para estar calentitos, pero ten en cuenta estos consejos para evitar dañar las lunas, el motor, los sistemas de refrigeración y otras piezas clave del vehículo. De todos modos, consulta con tu mediador cuáles son las coberturas de tu seguro de coche, como el recambio de lunas, por ejemplo, para estar bien protegido si se diera el caso.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.